Levítico-5-Ofrendas-expiatorias

Levítico 5:Ofrendas expiatorias

Lev 5:1 Si alguno pecare por haber sido llamado a testificar, y fuere testigo que vio, o supo, y no lo denunciare, él llevará su pecado.

Lev 5:2 Asimismo la persona que hubiere tocado cualquiera cosa inmunda, sea cadáver de bestia inmunda, o cadáver de animal inmundo, o cadáver de reptil inmundo, bien que no lo supiere, será inmunda y habrá delinquido.

Lev 5:3 O si tocare inmundicia de hombre, cualquiera inmundicia suya con que fuere inmundo, y no lo echare de ver, si después llegare a saberlo, será culpable.

Lev 5:4 O si alguno jurare a la ligera con sus labios hacer mal o hacer bien, en cualquiera cosa que el hombre profiere con juramento, y él no lo entendiere; si después lo entiende, será culpable por cualquiera de estas cosas.

¿Alguna vez ha jurado que hará o que no hará algo, y luego se da cuenta de lo tonta que fue su promesa? El pueblo de Dios está llamado a mantener su palabra, aun cuando haga promesas difíciles de cumplir. Jesús advirtió en contra del juramento (en el sentido de hacer votos o promesas) cuando dijo, “Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede”. Nuestra palabra debería ser suficiente. Si sentimos que debemos fortalecerla con un juramento, algo anda mal con nuestra sinceridad. Las únicas promesas que no debemos cumplir son aquellas que nos llevan al pecado. Una persona sabia y controlada evita hacer promesas apresuradas.

Lev 5:5 Cuando pecare en alguna de estas cosas, confesará aquello en que pecó,

El sistema completo de sacrificios no podía ayudar al pecador a menos que este trajera su ofrenda con una actitud arrepentida y un deseo de confesar su pecado. Actualmente, debido a la muerte de Cristo en la cruz, no tenemos que sacrificar animales. Pero sigue siendo vital que confesemos nuestros pecados, porque la confesión muestra que estamos conscientes de nuestro pecado, de la santidad de Dios, de la humildad que debemos tener ante El y la disposición de volvernos de ese pecado. Aún la muerte de Jesús será de poco valor para nosotros si no nos arrepentimos y lo seguimos. Es como una vacuna para una enfermedad peligrosa, no ayudará si no entra en el torrente sanguíneo.

Lev 5:6 y para su expiación traerá a Jehová por su pecado que cometió, una hembra de los rebaños, una cordera o una cabra como ofrenda de expiación; y el sacerdote le hará expiación por su pecado.

sacerdote, kohen: Un sacerdote; especialmente un sacerdote principal; un ministro, un sirviente personal, un oficial; específicamente el sumo sacerdote que descendía de Aarón. El kohen era el «siervo personal» del Señor, aquel cuya vida entera giraba alrededor del servicio a Jehová, tanto por medio del ministerio en el tabernáculo (o el templo en tiempos posteriores) como al tomar sobre sí las culpas del pueblo de Israe. Un kohen sirve al Señor como sacerdote. Nótense las seis menciones de las palabras «ministrar», «servir» o «servicio» en las referencias al sumo sacerdote que aparecen en Hebreos.

Lev 5:7 Y si no tuviere lo suficiente para un cordero, traerá a Jehová en expiación por su pecado que cometió, dos tórtolas o dos palominos, el uno para expiación, y el otro para holocausto.

Dos tórtolas o dos palominos : La regla para la purificación del pecado a consecuencia de la impureza ritual o la violación de un voto no estaba vinculada a la condición económica del individuo. De ahí que la Ley hiciera provisión para el pobre. María, la madre de Jesús, presentó dos tórtolas o dos palominos, en lugar de una ofrenda más costosa; para el ritual que seguía al nacimiento de un niño.

Lev 5:8 Y los traerá al sacerdote, el cual ofrecerá primero el que es para expiación; y le arrancará de su cuello la cabeza, mas no la separará por completo.

Lev 5:9 Y rociará de la sangre de la expiación sobre la pared del altar; y lo que sobrare de la sangre lo exprimirá al pie del altar; es expiación.

Lev 5:10 Y del otro hará holocausto conforme al rito; así el sacerdote hará expiación por el pecado de aquel que lo cometió, y será perdonado.

Lev 5:11 Mas si no tuviere lo suficiente para dos tórtolas, o dos palominos, el que pecó traerá como ofrenda la décima parte de un efa de flor de harina para expiación. No pondrá sobre ella aceite, ni sobre ella pondrá incienso, porque es expiación.

Lev 5:12 La traerá, pues, al sacerdote, y el sacerdote tomará de ella su puño lleno, para memoria de él, y la hará arder en el altar sobre las ofrendas encendidas a Jehová; es expiación.

Lev 5:13 Y hará el sacerdote expiación por él en cuanto al pecado que cometió en alguna de estas cosas, y será perdonado; y el sobrante será del sacerdote, como la ofrenda de vianda.

Ofrendas expiatorias

Lev 5:14 Habló más Jehová a Moisés, diciendo:

Lev 5:15 Cuando alguna persona cometiere falta, y pecare por yerro en las cosas santas de Jehová, traerá por su culpa a Jehová un carnero sin defecto de los rebaños, conforme a tu estimación en siclos de plata del siclo del santuario, en ofrenda por el pecado.

La ofrenda por la culpa constituía un sacrificio compensatorio de un carnero o cordero macho exclusivamente. Se ofrecía fundamentalmente por defraudar las cosas santas o por invocar en vano el nombre del Señor (al hacer un juramento falso ante un tribunal). Además de sacrificar el animal, el ofensor debía pagar «lo que hubiere defraudado», y traer satisfacción por el pecado.

Anticipaba la muerte vicaria de Cristo en compensación por nuestros pecados, una compensación que nunca podríamos pagar nosotros. También denota la transformación que lleva al cristiano a perdonar y a tratar a su prójimo con condescendencia

Lev 5:16 Y pagará lo que hubiere defraudado de las cosas santas, y añadirá a ello la quinta parte, y lo dará al sacerdote; y el sacerdote hará expiación por él con el carnero del sacrificio por el pecado, y será perdonado.

Lev 5:17 Finalmente, si una persona pecare, o hiciere alguna de todas aquellas cosas que por mandamiento de Jehová no se han de hacer, aun sin hacerlo a sabiendas, es culpable, y llevará su pecado.

Lev 5:18 Traerá, pues, al sacerdote para expiación, según tú lo estimes, un carnero sin defecto de los rebaños; y el sacerdote le hará expiación por el yerro que cometió por ignorancia, y será perdonado.

Lev 5:19 Es infracción, y ciertamente delinquió contra Jehová.

La ofrenda por la culpa era la forma de hacerse cargo del pecado que se comete inconscientemente. Era para aquellos que habían pecado de alguna manera contra las “cosas santas” -el tabernáculo o el sacerdocio- tanto como para aquellos que sin intención pecaban contra alguien. En ambos casos, tenía que sacrificarse un carnero sin defecto, más una compensación por su pérdida a aquellos dañados por ese pecado, más un veinte por ciento como multa. Aun cuando la muerte de Cristo ha hecho innecesarias para nosotros hoy día las ofrendas de culpa, todavía necesitamos hacer lo correcto con aquellos a quienes herimos.

Variaciones del sacrificio por el pecado.

Parece que los versículos 1-13 pertenecen al capítulo 4 como variaciones del sacrificio del pueblo, los laicos. El capítulo 5 no comienza con la frase: Jehová habló a Moisés diciendo… . Esto puede indicar que es una continuación. Sin embargo, note la fórmula introductoria en 5:14, que indica una sección nueva.

Estos versículos tratan de tres tipos de pecados. No dice que están cometidos inadvertidamente, como en el capítulo anterior, pero puede ser entendido así.

Cosas concretas que requieren ofrenda

1. El testigo que encubre un delito.

2. La persona ceremonialmente inmundax.

3. El que jura livianamente.

4. El procedimiento del que peca.

Siendo ella testigo… lo supo, no lo denuncie. La primera clase de pecados aquí es la falta de jurar la verdad. Cada ciudadano tenía la obligación de defender la integridad de la ley. Si uno veía una violación y no la denunciaba, era culpable ante la ley. Se consideraría como participante en el pecado. Probablemente el versículo tiene referencia específica al procedimiento legal. Es decir, cuando uno no testifica la verdad en el tribunal, es tan culpable como la persona acusada.

Cosa inmunda… . La segunda clase es tocar una cosa inmunda, sea animal o la impureza humana. En cuanto a animales, es tocar el cadáver de un animal inmundo. Se dice que la impureza dura solamente hasta la noche. La impureza del hombre puede incluir varias cosas. Hay listas de éstas, con sus rituales de purificaciones. La frase será impuro y culpable es una repetición que no aparece en la Septuaginta. Probablemente no aparecía en los manuscritos más antiguos.

Descuidadamente jura hacer algo… El tercer pecado en este grupo es jurar sin pensar. El hebreo incluye “con los labios”; es decir, no solamente en el corazón. La frase sea malo o bueno indica todas las acciones humanas. Cristo responde a este principio cuando dice: Pero sea vuestro hablar: “Sí”, “sí”; y “no”, “no”….

Cuando alguien peque…. En todas estas cosas la persona tiene su responsabilidad de reconocer y corregir su error. Estos pecados incluyen los de palabras y de acciones y debe confesar aquello en que pecó. Se refiere a las tres clases de pecados. Un énfasis en estos versículos es que la persona que se dio cuenta de su pecado después del hecho, debe confesarlo cuando se lo advierte. Debe confesar y después traer su ofrenda.

Ahora, sigue la ofrenda que uno debe dar en el tiempo de confesión. El NT hace hincapié en la confesión, pero el sacrificio ya está presentado a Dios por medio de Jesucristo. El autor la llama ofrenda de transgresión (‘asham), pero no tiene que decir que es diferente de la ofrenda del pecado (jatath). La ofrenda normal es una hembra… sea oveja o cabra. El sacrificio seguirá según los anteriores.

La ofrenda alternativa para los pobres. Como siempre, hay provisiones para los que no tienen el dinero para una oveja o cabra. En este caso será dos tórtolas o dos pichones de paloma. La razón para dos es porque las aves son demasiado pequeñas para dividir, según el plan del sacrificio. Por esto, una era la porción para Jehová y la otra era para el sacerdote. De acuerdo con lo establecido se refiere a 1:14, siguiendo con la manera de los otros sacrificios con algunas diferencias menores. Una diferencia es que en este caso no debe quitar la cabeza del ave.

Pecados expiados por culpas

1. Cuando se retenía, sin saberlo, alguna ofrenda que debía presentarse a Dios.

2. Cuando se infringía, sin saberlo, algún mandamiento de Dios.

3. Cuando se hacía daño, sin saberlo, a la propiedad de otra persona.

Si no tiene lo suficiente… . Finalmente, hay provisiones para los muy pobres, los que ni podían comprar una paloma. Ellos pudieron traer la décima parte de un efa de harina (o sea, de 2.2 litros; los rabinos dicen que esta cantidad representa la comida de un día para los pobres). En este caso no puede usar aceite ni incienso con la harina en el sacrificio. La falta de aceite e incienso distingue esta ofrenda de la ofrenda vegetal. Una parte será quemada y la otra parte será para el sacerdote. Nadie está fuera del alcance de Dios, no importa su condición económica o social. Como en el caso de dar los diezmos, cada uno debe dar según su posibilidad económica.

El que trae una de estas ofrendas será perdonado. La diferencia en las ofrendas aquí no dependía del tipo de pecado sino de la capacidad económica de la persona que pecaba.

El sacrificio por la culpa.

En la Biblia hebrea los versículos 1-7 del capítulo 6 forman parte del capítulo 5 y el capítulo 6 comienza con 6:8. Los eruditos que hicieron las divisiones por capítulos en nuestra Biblia no reconocieron la unidad. Esta sección contiene instrucciones adicionales sobre los sacrificios por el pecado.

Jehová habló a Moisés diciendo…. Esta es la frase introductoria que indica algo nuevo. La palabra falta es la traducción de la palabra hebrea ma’al, que se puede traducir con nuestra palabra “culpa”. Es distinta de la palabra “transgresión” que está arriba. Sin embargo, la diferencia no es tanto. Pudiera ser sólo variaciones de la misma idea. Todavía, es pecado por inadvertencia. Esta palabra tiene la misma raíz de una palabra para cubrir; así tiene la idea de hechos cubiertos. El que encubre sus pecados no prosperará.

… A las cosas santas de Jehová. Estos son pecados contra las cosas del santuario. Por esto, son pecados contra Dios. Incluye los diezmos, las primicias y las cosas santificadas a Dios. Un carnero del rebaño, sin defecto…i : un carnero es más costoso que la hembra del rebaño. Pero, no es solamente cualquier “carnero sin defecto”. Tiene que ser evaluado por el sacerdote (para asegurar su valor), en siclos de plata, según el siclo del santuario. Hay dos puntos aquí que indican el valor del carnero. El primero es siclos de plata. Es decir que el valor debe ser más que un siclo de plata (note que la palabra “siclos” es plural). El segundo punto es: según el siclo del santuario. Había dos maneras para pesar los siclos, una estaba establecida por el santuario y la otra era el peso del rey, o del gobierno. No sabemos el origen de la diferencia entre los dos tipos de pesos, pero parece que el siclo del santuario fue establecido en la ley para que el hombre no pudiera cambiarlo según sus intereses personales. Sabemos que los judíos en la época de Cristo aprovecharon la diferencia en los dos tipos de siclos y violaron el propósito del siclo establecido por Moisés. Cristo dice que ellos habían hecho de la casa de Dios una cueva de ladrones. Probablemente, aumentaban el siclo del santuario demasiado en relación con el siclo común del día. Pero, más que un carnero de tanto valor, la persona debiera añadir la quinta parte para el sacerdote. El mismo sacrificio requerido indicaba la seriedad del pecado. Como en los casos de los pecados en los capítulos 4 y 5, son pecados de inadvertencia, pero esto no disminuye su seriedad. Tales pecados cometidos con alta mano traen el castigo para el culpable de ser cortado de la comunidad y a veces aun fue condenado a la muerte.

Parece que es una continuación, como pecado contra Dios, pero comienza con la fórmula introductoria que indica otra ocasión. Sin embargo trata con pecados contra Jehová. La diferencia aquí es que los pecados tienen que ver con las relaciones humanas, con su prójimo. Es interesante notar que la injusticia contra su prójimo se consideraba como infidelidad contra Jehová.

La extorsión, el robo o cualquier cosa fraudulenta contra una persona es un insulto contra Jehová, quien es el soberano sobre toda la vida del hombre.

El sacrificio será el , pero tiene la adición de la restitución a la persona ofendida, con adición de la quinta parte: Lo restituirá por entero y añadirá a ello la quinta parte. La adición de la quinta parte fue establecida en la ley como una multa normal. El propósito era llamar la atención a la verdad que todo pertenece a Dios y la injusticia social era pecado contra él.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti