2 de Samuel 8: David extiende sus dominios

2 de Samuel 8:1 David extiende sus dominios. Después de esto, aconteció que David derrotó a los filisteos,[a] los sometió y tomó a Meteg-ama de manos de los filisteos.

Los filisteos han sido enemigos de Israel durante 125 años, desde la entrada de Israel a Palestina bajo Josué. Meteg – ama significa «la brida de la ciudad madre». La brida que contiene a los filisteos es colocada en las manos de David, y estos ahora están bajo su dominio.

2 de Samuel 8:2 Derrotó también a los de Moab,[b] y los midió con una cuerda, haciéndolos tenderse en tierra; los que quedaban a lo largo de dos cuerdas los condenó a morir, y a una cuerda llena la dejó con vida. Y fueron los moabitas siervos de David, pagando tributo.

David manda ejecutar a dos de tres prisioneros.

2 de Samuel 8:3 Asimismo derrotó David a Hadad-ezer hijo de Rehob, rey de Soba,[c] al ir este a recuperar su territorio al río Éufrates.

David derrota a los arameos, una laxa federación de ciudades-estados que había sido establecida cuando Saúl gobernaba en Israel.

Soba es un área ubicada exactamente al norte de Damasco en la actual Siria. Al ir éste se refiere a Hadad – ezer . David ataca mientras el rey marcha a consolidar sus posesiones en el río Éufrates .

2 de Samuel 8:4 David les capturó mil setecientos hombres de a caballo y veinte mil hombres de a pie, y mutiló los caballos de todos los carros, pero dejó suficientes para cien carros.

Desjarretó : Cortó los tendones de las patas inutilizándolos como caballos de guerra o como bestias para arrastrar los carros. Sólo se los podía emplear en trabajos agrícolas.

2 de Samuel 8:5 Y vinieron los sirios de Damasco para dar ayuda a Hadad-ezer, rey de Soba; pero David hirió a veintidós mil hombres entre los sirios.

Parte del pacto entre Dios y David incluía la promesa de que los enemigos de Israel serían vencidos y ya no los oprimirían más. Dios cumplió su promesa al ayudar a David a derrotar las naciones enemigas. En este capítulo se enumeran algunos enemigos:

(1) Los moabitas, descendientes de Lot que vivían al este del Mar Muerto. Representaban una constante amenaza tanto militar como religiosa para Israel. Parecía que David mantenía una buena relación con los moabitas en ese tiempo.

(2) El rey Hadad-ezer de Soba, su derrota en manos de David hizo realidad la promesa de Dios a Abraham de que Israel controlaría la tierra hacia al norte, hacia el río Eufrates.

(3) Los edomitas, descendientes de Esaú que además fueron archienemigos de Israel.

2 de Samuel 8:6 Puso luego David una guarnición en Siria de Damasco, y los sirios quedaron sometidos a David, pagando tributo. Y Jehová dio la victoria a David por dondequiera que fue.

David mantiene las tropas en una guarnición establecida a lo largo de toda esta área.

Un tributo era una contribución impuesta a las naciones conquistadas. El impuesto ayudaba a mantener el gobierno, y demostraba que la nación conquistada estaba bajo el control de Israel.

Deja un comentario