2 de Samuel 5: David es proclamado rey de Israel

2 de Samuel 5: David es proclamado rey de Israel

2 de Samuel 5:1 Vinieron todas las tribus de Israel adonde estaba David en Hebrón y le dijeron: «Mira, hueso tuyo y carne tuya somos.[a]

Hebrón : Una ciudad rica en historia, era la tumba de todos los patriarcas y sus mujeres, con excepción de Raquel

2 de Samuel 5:2 Aun antes de ahora, cuando Saúl reinaba sobre nosotros, eras tú quien sacabas a Israel a la guerra, y lo volvías a traer. Además, Jehová te ha dicho:[b] “Tú apacentarás a mi pueblo Israel, y tú serás quien gobierne a Israel”».

2 de Samuel 5:3 Vinieron, pues, todos los ancianos de Israel[c] ante el rey en Hebrón. El rey David hizo un pacto con ellos[d] allí delante de Jehová; y ungieron[e] a David como rey de Israel.

Esta fue la tercera vez que David fue ungido rey. Primero fue ungido en privado por Samuel. Luego, fue coronado rey de la tribu de Judá. Finalmente, fue coronado rey de todo Israel. Cuando vivió fuera de la ley, la vida le pareció hostil; sin embargo, la promesa de Dios de que lo haría rey de todo Israel se cumplía. Aun cuando el reino sería dividido otra vez en menos de setenta y cinco años, la dinastía de David reinaría sobre Judá, el reino del sur, por más de cuatrocientos años.

2 de Samuel 5:4 Tenía David treinta años cuando comenzó a reinar, y reinó cuarenta años.[f]

Jesús también comenzó su ministerio público a la edad de 30 años.

2 de Samuel 5:5 Reinó en Hebrón[g] sobre Judá durante siete años y seis meses, y reinó en Jerusalén treinta y tres años[h] sobre todo Israel y Judá.

David no llegó a ser rey de Israel hasta que tuvo treinta y siete años, a pesar de que se le había prometido el reino muchos años antes. Durante aquellos años, David tuvo que esperar pacientemente para que se cumpliera la promesa de Dios. Si usted se siente presionado para obtener resultados y éxitos inmediatos, recuerde la paciencia de David. De la misma manera que ese tiempo lo preparó para su importante tarea, un período de espera debe ayudarlo a prepararse para fortalecer su carácter.

David toma la fortaleza de Sión

2 de Samuel 5:6 El rey y sus hombres marcharon sobre Jerusalén, contra los jebuseos[i] que habitaban en aquella tierra, los cuales le dijeron a David: «Tú no entrarás aquí, pues aun los ciegos y los cojos te echarán» (queriendo decir: David no puede entrar aquí).

Jerusalén había estado bajo control de los jebuseos desde el tiempo de Josué. Debido a que se hallaba en la frontera entre las tribus del norte y Judá, simbolizaba la unidad.

La ciudad amurallada de Jerusalén estaba localizada en una alta colina cerca del centro del reino unido de Israel. Era considerada territorio neutral porque se localizaba en la frontera del territorio de las tribus de Benjamín y Judá y todavía seguía ocupada por los jebuseos, una tribu cananea que nunca fue expulsada de la tierra. Por sus ventajas estratégicas David hizo de Jerusalén su capital.

Los jebuseos tenían una clara ventaja militar y se vanagloriaban de su seguridad detrás de los impenetrables muros de Jerusalén, también llamada Sion. Pero pronto descubrirían que sus paredes no los ayudarían. David los tomó por sorpresa al entrar a la ciudad a través de un canal de agua.

Sólo en Dios estamos completamente sanos y salvos. Cualquier otra cosa es falsa seguridad. Ya sea que esté rodeado por impresionantes paredes de piedra, una casa confortable o un trabajo seguro, no dé por hecho que estarán ahí mañana. Nuestra relación con Dios es la única seguridad que no puede ser quitada.

2 de Samuel 5:7 Pero David tomó la fortaleza de Sión,[j] que es la ciudad de David.

2 de Samuel 5:8 David había dicho aquel día: «Todo el que ataque a los jebuseos, que suba por el canal[k] y hiera a los cojos y ciegos, a los cuales aborrece el alma de David». De aquí el dicho: «Ni ciego ni cojo entrará en la Casa».[l]

2 de Samuel 5:9 David se instaló en la fortaleza y le puso por nombre la Ciudad de David.[m] Edificó una muralla en derredor, desde Milo hacia el interior.[n]

Milo : Era un gran relleno, que le daba altura a la ciudad. Joab fue el encargado de reconstruir la ciudad propiamente dicha

2 de Samuel 5:10 E iba David adelantando y engrandeciéndose, y Jehová Dios de los ejércitos estaba con él.[ñ]

2 de Samuel 5:11

Hiram envía embajadores a David

También Hiram, rey de Tiro, envió embajadores a David, así como madera de cedro, carpinteros y canteros para los muros, los cuales edificaron la casa de David.

Este regalo de Hiram constituye un símbolo que anuncia el reconocimiento de David como rey de toda la nación, no solamente como la cabeza de la tribu de Judá.

2 de Samuel 5:12 David supo entonces que Jehová lo había confirmado como rey de Israel,[o] y que había engrandecido su reino por amor de su pueblo Israel.

«Y entendió David que Jehová le había confirmado[…]» Aun cuando los reinos paganos basaban su grandeza en la conquista, poder, ejércitos y riqueza, David sabía que su grandeza provenía exclusivamente de Dios. Ser grande significa mantener una relación cercana con Dios de manera personal y nacional. Para hacer esto, David tuvo que mantener su ambición bajo control. A pesar de que era famoso, exitoso y admirado, le dio a Dios el primer lugar en su vida y sirvió al pueblo de acuerdo con el propósito de Dios. ¿Busca la grandeza proveniente de Dios o del hombre? En el camino al éxito, recuerde mantener su ambición bajo el control de Dios.

2 de Samuel 5:13

Hijos de David nacidos en Jerusalén

David tomó más concubinas y mujeres de Jerusalén, después que vino de Hebrón, y le nacieron más hijos e hijas.

2 de Samuel 5:14 Estos son los nombres de los que le nacieron en Jerusalén: Samúa, Sobab, Natán, Salomón,

2 de Samuel 5:15 Ibhar, Elisúa, Nefeg, Jafía,[p]

2 de Samuel 5:16 Elisama, Eliada y Elifelet.

2 de Samuel 5:17 David derrota a los filisteos Cuando los filisteos oyeron que David había sido ungido como rey de Israel, subieron todos para buscar a David. David lo supo y descendió a la fortaleza.

Cuando ha finalizado la proclamación del nuevo rey y se inicia la labor de administrar el reino, invariablemente aparece el enemigo. Descendió : La mayoría de los especialistas consideran que esta batalla tuvo lugar antes de la toma de Jerusalén. La Escritura siempre habla de «subir» a Jerusalén debido a su ubicación geográfica sobre colinas y a su importancia espiritual. Si David hubiese estado residiendo en Jerusalén no habría tenido motivos para marcharse. La fortaleza , por lo tanto, debe haber sido el refugio que David utilizaba en las montañas del desierto de Judá para defenderse de los ataques de Saúl.

«La fortaleza» es una montaña en el desierto de Judá que usó David cuando se defendía de Saúl.

La opresión filistea para Israel comenzó en los días de Sansón (Jueces 13-16). Los filisteos eran todavía los enemigos más poderosos de Israel, a pesar que David fue considerado en una oportunidad un amigo y aliado. Debido a que ocupaban mucha parte del norte del territorio de Israel, aparentemente no molestaron a David cuando fue rey de Judá, hacia el sur. Pero cuando se enteraron que David estaba tratando de unir todo Israel, trataron de detenerlo.

Mical

Algunas veces el amor no es suficiente, especialmente si ese amor es algo menos que una mera fuerte atracción emocional que crece entre un héroe y una admiradora. Para Mical, la hija de Saúl, el valiente y joven David debió haberle parecido un sueño hecho realidad. Los sentimientos hacia este héroe gradualmente llegaron a ser obvios para los demás, y a la larga, Saúl llegó a saber de su amor por David. El vio esto como una oportunidad para deshacerse de este rival. Prometió la mano de Mical en matrimonio a cambio de que David triunfara en la imposible tarea de matar a cien filisteos. Pero David salió victorioso. Como resultado, Saúl perdió una hija, y David se volvió aún más popular entre la gente.

El amor de Mical por David no tuvo tiempo de ser probado por las realidades del matrimonio. Por el contrario, ella se vio envuelta en salvar la vida de David. Su mente rápida ayudó a que David escapara, pero le costó la ira de Saúl, y su separación de David. Su padre la entregó a otro hombre, Palti, pero a la larga David la recobró.

A diferencia de su hermano Jonatán, Mical no tenía la clase de relación profunda con Dios que la hubiera ayudado a atravesar las dificultades de su vida. Por eso, se volvió amargada. No pudo aceptar el regocijo que David tenía al adorar a Dios, así que ella lo odió. Como consecuencia, nunca le dio a David un hijo.

Más allá de sentir lástima por ella, necesitamos ver a Mical como una persona que refleja nuestras propias tendencias. Cuán fácil y rápidamente nos amargamos con los giros inesperados de la vida. Pero la amargura no puede cambiar las cosas malas que han sucedido. A menudo la amargura empeora la situación. Por otro lado, la disposición de responder a Dios le da a El la oportunidad de sacar una bendición de las situaciones difíciles. Esa disposición consta de dos partes: el pedir ayuda y guía a Dios, y el buscar esa guía en su Palabra.

Mical amó a David y llegó a ser su primera esposa; Salvó la vida de David; Cuando fue necesario actuó y pensó con rapidez pero tenía sus debilidades y cometió sus errores: Mentía bajo presión; Se dejó amargar por las circunstancias; En su infelicidad, odió a David por amar a Dios

De su vida aprendemos que: No somos responsables de lo que nos sucede pero sí de la forma en la que reaccionamos a nuestras circunstancias; Desobedecer a Dios nos daña casi siempre a nosotros al igual que a los demás

A Mical le vemos como Princesa y esposa de un rey; Hija de Saúl y Ahinoam. Hermana de Abinadab, Jonatán, Malquisúa. Hermana: Merab. Esposa de: David y Palti

2 de Samuel 5:18 Llegaron los filisteos y se desplegaron por el valle de Refaim.

El valle de Refaim estaba aproximadamente a 5 ó 6 km al suroeste de Jerusalén.

2 de Samuel 5:19 Entonces consultó David a Jehová,[q] diciendo: –¿Iré contra los filisteos? ¿Los entregarás en mis manos? Respondió Jehová a David: –Ve, porque ciertamente entregaré a los filisteos en tus manos.

¿Cómo pudo obtener David un mensaje de Dios tan claro? Probablemente había orado y el Espíritu Santo lo había urgido a actuar. Pudo haber preguntado a Dios a través de un profeta. Muy probablemente, sin embargo, fue ante el sumo sacerdote, que consultaba a Dios a través del Urim y Tumim, piedras que Dios les había dicho a los israelitas que utilizaran para un propósito igual a este.

David luchó sus batallas siguiendo las instrucciones de Dios. En cada instancia él

(1) preguntó si debía pelear o no,

(2) siguió las instrucciones cuidadosamente y

(3) le dio a Dios la gloria. Podemos errar en nuestras «batallas» al ignorar estos pasos y por el contrario:

(1) hacer lo que queramos sin considerar la voluntad de Dios,

(2) hacer las cosas a nuestra manera e ignorar el consejo de la Biblia o de otras personas sabias y

(3) darnos la gloria a nosotros mismos o a otra persona sin reconocer la ayuda que recibimos de Dios. Todas estas respuestas son pecado.

2 de Samuel 5:20 Llegó David a Baal-perazim. Allí los venció David, y dijo: «Jehová me abrió brecha entre mis enemigos, como corriente impetuosa». Por esto llamó el nombre de aquel lugar Baal-perazim.[r]

Baal – perazim significa «Jehová se abre paso».

2 de Samuel 5:21 Los filisteos dejaron allí sus ídolos,[s] y David y sus hombres los quemaron.

Los filisteos llevaban sus ídolos a la batalla para asegurarse la victoria, ya que el arca había sido recuperada por Israel.

2 de Samuel 5:22 Los filisteos vinieron otra vez y se desplegaron en el valle de Refaim.

2 de Samuel 5:23 David consultó a Jehová, y él respondió: –No subas, sino rodéalos y atácalos frente a las balsameras.

No subas : No ataques frontalmente, sino esta vez por la retaguardia. Balsameras son un tipo de árbol.

2 de Samuel 5:24 Y cuando oigas ruido como de marcha por las copas de las balsameras, entonces atacarás, porque Jehová saldrá delante de ti para derrotar el campamento de los filisteos.

Ruido como de marcha : No meramente el viento que sopla, sino el sonido de los ejércitos angélicos que van delante de ellos a la batalla.

2 de Samuel 5:25 David lo hizo así, como Jehová se lo había mandado; e hirió a los filisteos desde Geba[t] hasta llegar a Gezer.

Desde Geba hasta . . . Gezer : Aproximadamente 26 km.

Después que David llegó a ser rey, su primer asunto fue someter a sus enemigos, una tarea en la que había fallado la nación cuando entró por primera vez en la tierra (Jdg_2:1-4). David sabía que esto se tenía que hacer para: (1) proteger a la nación, (2) unificar el reino, y (3) prepararla para la edificación del templo (que unificaría la religión bajo el mando de Dios y ayudaría a abolir las influencias idólatras).

David reina sobre la nacion de Israel

David establece su reinado

Tras la derrota de Isboset, las tribus de Israel reconocieron a David como el único rey. Los ancianos se declararon hueso y carne de David, demostrando así su lealtad y unidad de propósito con David. También reconocieron el liderazgo que David había ejercido aun durante el tiempo que Saúl fue rey. Además, le reconocieron como el escogido de Dios para apacentar al pueblo de Israel. Los tres elementos que fueron reconocidos en David también son parte de un ministerio exitoso en la iglesia: la unidad de propósito, el liderazgo experimentado y un llamamiento reconocido.

Los ancianos de Israel vinieron a Hebrón, pero fue David el que hizo pacto con ellos; esto describe una sumisión mutua. Desde ahora en adelante, David es llamado “el rey”. La palabra berith traducida pacto, viene del verbo bara que significa crear y también significa cortar: un pacto se hacía cortando la piel de un animal, en reconocimiento de las mutuas responsabilidades adquiridas en un pacto. La palabra berith también se usa en Génesis 6:18 (el pacto de Dios con Noé), Génesis 15:18 (el pacto de Dios con Abraham), y Éxodo 34:10 (el pacto de Dios con Israel).

David establece una capital

Hasta el tiempo de David, Jerusalén había carecido de importancia política; la razón quizás era que se encontraba fuera de las dos rutas principales de aquel tiempo: la “ruta del rey” (que pasaba por Transjordania hasta Arabia) y la “ruta del camino de los filisteos” (que pasaba por la región costera de Canaán). La distancia de las rutas principales podría haberla protegido de frecuentes invasiones. La ciudad había sido protegida por el terreno en que se encontraba, Jerusalén era una fortaleza natural, a una altura de 722 m. sobre el nivel del mar. David apreció la posición geográfica de Jerusalén y la estableció como la capital de la nación de Israel, y desde entonces Jerusalén se convirtió en la ciudad más importante de Israel. Jerusalén llegó a ser conocida como la “ciudad de David”.

Se han encontrado evidencias de que Jerusalén había sido habitada unos 2500 años antes de que David la conquistara, o sea cerca del año 3500 a. de J.C. Textos que datan desde 2500 a. de J.C. contienen referencias a una ciudad llamada Urushalim (“Ciudad de Salem”) y Bethi -Shalem (“Casa de Salem”), las cuales podrían ser referencias a la ciudad conocida después como Jerusalén. La palabra shalem se ha traducido “paz” por su parecido a la palabra shalom (paz). En el tiempo de Abraham existió una ciudad llamada Shalem, cuyo rey era Melquisedec, la cual también se cree que es una referencia antigua a la ciudad de Jerusalén. También la tierra de Moriah, donde Abraham ofreció a Isaac en sacrificio, se ha identificado como Jerusalén debido a que en el libro de 2 de Crónicas 3:1 se dice que el templo de Salomón fue construído en el monte Moriah.

Jerusalén se conocía también como la ciudad de Jebús, así se le menciona en Josue 18:18 y Jueces 19:11, por haber estado bajo la ocupación de los jebuseos. Los jebuseos habían sobrevivido la conquista hebrea y habían mantenido la ocupación de Jerusalén durante el tiempo que los israelitas habían estado en Canaán. Los jebuseos estaban tan seguros de que su ciudad era imposible de penetrar debido a su altitud; se jactaban ante sus enemigos diciendo que aun los cojos y los ciegos podrían detener a quienes decidieran invadir la ciudad; sin embargo, la ciudad podía ser penetrada por un canal que provenía del estanque de Gihón. Exploraciones arqueológicas en Jerusalén han demostrado la presencia de canales proveyentes del estanque de Gihón. Los hombres de David pudieron entrar en la ciudad por el canal y así tomaron posesión de ella. Es muy corto el relato de la conquista de Jerusalén para saber los detalles. Muy oscuro es el significado de la orden de David de herir a los ciegos y a los cojos, posiblemente una venganza contra el orgullo de los jebuseos. David entró en la ciudad y la llamó Ciudad de David.

David edificó desde Milo hacia adentro. El Milo, que significa terrasa, era un relleno de tierra levantado en el lado norte de la ciudad para dificultar la entrada de ejércitos enemigos, ya que el lado norte era el más accesible en un posible ataque. Jerusalén representaba un lugar estratégico para la unión de Israel y Judá. Hebrón estaba muy al sur para ser aceptada como capital por las tribus del norte. Una capital muy al norte hubiera sido rechazada por la tribu de Judá. John Bright afirma que la localización central de Jerusalén y el hecho de que no había pertenecido a ninguna de las tribus, le hacía el lugar ideal para ser capital de la nueva nación. Hertzberg señala que Jerusalén no fue otorgada a ninguna tribu, sino que permaneció como la propiedad del rey. Fred E. Young destaca que hasta el tiempo de David, Israel no había tenido un centro real permanente, sino que los lugares de residencia de los jueces o los profetas habían servido como centros de reunión.

El establecimiento de la capital en Jerusalén no tenía únicamente fines políticos, sino también religiosos. Las tribus de Israel habían permanecido unidas por la adoración a Jehová. Sin duda que la importante tradición religiosa de Jerusalén fue factor importante para que David escogiera la ciudad. Ciertamente un deseo de David era el de traer el arca del pacto a morar permanentemente en Jerusalén.

David establece su casa

Además de una capital, David necesitaba una casa real, símbolo de su reinado. Aparentemente, David había establecido relaciones con Hiram, rey de Tiro. Hiram proveyó a David con madera y carpinteros y canteros para la construcción de la casa de David. Para David, la construcción de una casa real era la confirmación divina sobre su reinado. David, como una persona de fe, descubría la acción de Dios alrededor de su vida y en los hechos que sucedían en su vida. Si David hubiese sido una persona sin fe, la edificación de su casa real no hubiera tenido significado alguno aparte de un significado político. Una casa era importante para David porque significaba la confirmación de Dios sobre su reinado; pero también significaba reposo y una vida segura para David, quien había permanecido viviendo una vida errante durante el tiempo que fue perseguido por Saúl.

David comprendió que Dios había enaltecido su reino por amor al pueblo de Dios. El pueblo de Israel no es olvidado por Dios al establecer un rey sobre ellos; al contrario, Dios estaba enalteciendo el reinado de David para beneficio de su pueblo Israel. Dios había accedido al deseo del pueblo de tener un rey, y había llevado al trono a un hombre que no buscaba su propia gloria, sino que daba toda la gloria a Dios, y que buscaba el beneficio del pueblo. Es verdaderamente admirable que David no pretendía ser él mismo la razón del beneficio divino, sino que consideraba al pueblo de Israel como la razón de que Dios le escogiera y lo enalteciera como rey.

Hijos de David nacidos en Jerusalén

En Jerusalén, David tomó para sí más concubinas y mujeres, y como consecuencia tuvo más hijos. De todos los hijos de David que nacieron en Jerusalén, Salomón es el único que llega a ser de importancia en el futuro de la nación. El énfasis de este pasaje se encuentra en los hijos de David, cuyo aumento simbolizaba las bendiciones y el engrandecimiento que la casa de David estaba experimentando.

David derrota a los filisteos

Los filisteos se habían mantenido a la expectativa desde que David llegó al trono; mientras David reinaba sobre Judá, los filisteos no se preocupaban por lo que David pudiera hacerles; pero los filisteos sí se preocuparon cuando David llegó a reinar sobre todo Israel. Los filisteos fueron en busca de David, quizás pensaban ellos que David continuaba siendo su vasallo. Como la oscuridad se extiende por los cielos cuando un tornado amenaza con destruir las plantaciones de la tierra, así los filisteos se extendieron por el valle de Rafaím, al sur oeste de Jerusalén, amenazando al recién establecido rey. Nunca falta la presencia del enemigo cuando se está estableciendo la obra de Dios.

David estaba preparado para combatir la amenaza enemiga. Pero cualquier preparación de tipo militar no le serviría de nada sin la ayuda de Dios. Primero que todo, David buscó la dirección de Dios. David consultó a Dios. David reconocía que el arma más fuerte que tenía era la oración a Dios, porque la fortaleza humana es nada sin la fortaleza divina. David encontró respuesta de parte de Dios: Dios entregaría a los filisteos en manos de David. No sería su ejército, sino Dios el que daría la victoria a David. Es posible que los ejércitos de David no se comparaban en fuerza y cantidad con los ejércitos filisteos; pero David había estado acostumbrado a pelear con instrumentos débiles: había peleado con una honda contra un gigante, y había enfrentado los filisteos cuando su ejército lo constituía una banda de todos los oprimidos, todos los endeudados y los amargados de espíritu. David comprendía que la verdadera fuerza se encontraba en Dios, como lo expresaría Zacarías muchos años después al pueblo que volvía del exilio babilónico: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los Ejércitos.

Con la seguridad que viene de Dios, David venció a los filisteos, y la gloria por la victoria la dio toda a Dios, tanto que nombró aquel lugar Baalperazim: el Señor que irrumpe. Dios irrumpe dentro de un pueblo que le adora sin temor, que se postra en oración como posición para la batalla, que le alaba aun antes de obtener la victoria; Dios irrumpe desde el clamor de su pueblo, como fuerza impotente en los momentos en que la fuerza destructora del maligno azota los ejércitos de Dios. Cabe aclarar que Baal era un nombre muy común en Canaán, era el nombre del dios cananita del trueno y de la fertilidad, y muchas personas y lugares en Canaán llevaban el nombre de Baal, por lo general acompañado de otro nombre. El nombre Baal significaba “señor” y era usado para referirse a un dios, a un esposo, o un amo. Los israelitas usaron comunmente el nombre Baal en nombres compuestos para designar personas y lugares, y en ocasiones para refirse a Dios. Más adelante, los israelitas dejarían de usar el nombre Baal para evitar cualquier identificación con el dios cananita.

Los filisteos traían con ellos a sus ídolos para que les ayudasen en la batalla, pero los ídolos no les sirvieron de nada. Los ídolos filisteos quedaron abandonados, no pudieron ayudar a los filisteos; los ídolos son usados por las personas para su propio beneficio, pero son abandonados cuando dejan de prestar un servicio; en cambio, Dios no permite ser usado y abandonado a capricho de las personas. Los israelitas entendían, aunque no siempre, que cuando ellos eran derrotados no era porque Dios fuese débil, sino porque ellos habían fallado de alguna manera a Dios.

Los filisteos no desistieron fácilmente, volvieron a subir para atacar a David. David no se confió en su propia fuerza aunque hubiese ganado la primera batalla, sino que volvió a consultar a Jehová. David siguió las indicaciones de Dios, atacó por detrás y en el momento que soplaba un gran viento sobre los filisteos. David obtuvo la victoria porque siguió las indicaciones de Dios, el texto lo afirma claramente: David lo hizo conforme Jehová le había mandado y derrotó a los filisteos desde Geba hasta la entrada de Gezer. Geba se encontraba a unos 10 kilómetros al noreste de Jerusalén, y Gezer se encontraba a unos 34 km. al oeste de Geba. Gezer constituía la entrada al territorio fuerte de los filisteos, David había hecho retroceder a los filisteos una gran distancia hasta la entrada al territorio de ellos. Según 1 de Cronicas 14:16, David derrotó a los filisteos desde Gabaón hasta Gezer, lo cual es una distancia más corta ya que Gabaón se encontraba a la mitad entre Geba y Gezer; pero lo cierto era que David había derrotado a los filisteos haciendolos retroceder hasta su propio territorio.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

La oreja verde

Un día, mientras leía el periódico en una de esas guaguas del transporte público, vi que subía un hombre con una oreja verde. No era ya un hombre joven, sino más bien maduro, todo

Seguir Leyendo »

Zacarías 11: Las ovejas y los doce cayados

Zacarías 11:1 ¡Líbano, abre tus puertas, y que el fuego consuma tus cedros! Zacarías 11:2 Aúlla, ciprés, porque el cedro cayó, porque los árboles magníficos son derribados. Aullad, encinas de Basán, porque el bosque

Seguir Leyendo »