2 de Samuel 2: David es proclamado rey de Judá

2 de Samuel 2: David es proclamado rey de Judá

2 de Samuel 2:1 Después de esto aconteció que David consultó a Jehová, diciendo: ¿Subiré a alguna de las ciudades de Judá? Y Jehová le respondió: Sube. David volvió a decir: ¿A dónde subiré? Y él le dijo: A Hebrón.

Aun cuando David sabía que él llegaría a ser rey, y a pesar de que el momento parecía el adecuado (ahora que Saúl estaba muerto), aun así David preguntó a Dios si debía regresar a Judá, el territorio de su tribu natal. Antes de que avancemos a lo que nos parece obvio, primero lleve el asunto ante Dios, que es el único que conoce el mejor momento.

Dios dijo a David que regresara a Hebrón, donde pronto sería coronado rey de Judá. David hizo de Hebrón su capital porque:

(1) era la ciudad más grande de Judá en ese tiempo,

(2) era segura contra los ataques,

(3) estaba localizada cerca del centro del territorio de Judá, y

(4) muchas rutas principales de comercio convergían en Hebrón, haciendo de esta manera difícil el corte de las líneas de suministro.

2 de Samuel 2:2 David subió allá, y con él sus dos mujeres, Ahinoam jezreelita y Abigail, la que fue mujer de Nabal el de Carmel.(A)

2 de Samuel 2:3 Llevó también David consigo a los hombres que con él habían estado, cada uno con su familia; los cuales moraron en las ciudades de Hebrón.

2 de Samuel 2:4 Y vinieron los varones de Judá y ungieron allí a David por rey sobre la casa de Judá. Y dieron aviso a David, diciendo: Los de Jabes de Galaad son los que sepultaron a Saúl.(B)

Jabes de Galaad : Esta es la primera ciudad que Saúl rescató de manos de los amonitas al iniciar sus campañas militares tras haber sido ungido rey. Por esta razón son amables con él.

La tribu de Judá coronó públicamente a David como su rey. Samuel había ungido rey a David muchos años antes, pero la unción había sido llevada a cabo en privado. Esta coronación fue como una toma de posesión de un funcionario público que ya había sido elegido para ese puesto. Sin embargo, el resto de Israel, no aceptó el reinado de David durante siete años y medio.

David envió un mensaje para agradecer a los hombres de Jabes de Galaad que habían arriesgado su vida para sepultar el cuerpo de Saúl. Saúl había rescatado A Jabes de Galaad de cierta derrota cuando Nahas amonita había rodeado la ciudad (1 Samuel 11), de esta manera los ciudadanos demostraron su gratitud y generosidad. En su mensaje, sugirió además que siguieran el ejemplo de Judá y lo reconocieran como su rey. Jabes de Galaad se localizaba al norte de la tierra de Galaad, y David buscaba con esto obtener el apoyo de las diez tribus restantes que no lo habían reconocido todavía como rey.

2 de Samuel 2:5 Entonces envió David mensajeros a los de Jabes de Galaad, diciéndoles: Benditos seáis vosotros de Jehová, que habéis hecho esta misericordia con vuestro señor, con Saúl, dándole sepultura.

2 de Samuel 2:6 Ahora, pues, Jehová haga con vosotros misericordia y verdad; y yo también os haré bien por esto que habéis hecho.

2 de Samuel 2:7 Esfuércense, pues, ahora vuestras manos, y sed valientes; pues muerto Saúl vuestro señor, los de la casa de Judá me han ungido por rey sobre ellos.

Guerra entre David y la casa de Saúl

2 de Samuel 2:8 Pero Abner hijo de Ner, general del ejército de Saúl, tomó a Is-boset hijo de Saúl, y lo llevó a Mahanaim,

Is – boset significa «hombre de vergüenza». Originalmente, su nombre era «Esh-Baal», que se traduce como «Fuego de Baal»

2 de Samuel 2:9 y lo hizo rey sobre Galaad, sobre Gesuri, sobre Jezreel, sobre Efraín, sobre Benjamín y sobre todo Israel.

2 de Samuel 2:10 De cuarenta años era Is-boset hijo de Saúl cuando comenzó a reinar sobre Israel, y reinó dos años. Solamente los de la casa de Judá siguieron a David.

La discrepancia entre el tiempo que gobernó Is-boset (2 años) y el tiempo que David pasó en Hebrón antes de gobernar a Israel (7 1/2 años) se explica mejor por el rechazo de David a apoderarse del trono. David prefería esperar hasta que el pueblo viniera a él y confirmara así el ungimiento que había recibido de Dios y el propósito divino.

David gobernó Judá durante siete años y medio, mientras Is-boset reinó en Israel por solo dos años. La brecha de cinco años puede haberse dado debido a que Is-boset no tomó posesión del trono inmediatamente después de la muerte de Saúl. Como consecuencia del constante peligro que representaban los filisteos en la parte norte de Israel, pudieron haber pasado cinco años antes de que Is-boset comenzara a reinar. En el transcurso de ese tiempo, Abner, comandante de su ejército, probablemente jugó un papel principal en la división de los filisteos que dio origen a la confederación del norte. Sin tener en cuenta el inicio de su reinado, su dominio fue débil y limitado. Los filisteos aún dominaban el área e Is-boset fue intimidado por Abner.

2 de Samuel 2:11 Y fue el número de los días que David reinó en Hebrón sobre la casa de Judá, siete años y seis meses.

2 de Samuel 2:12 Abner hijo de Ner salió de Mahanaim a Gabaón con los siervos de Is-boset hijo de Saúl,

Los siervos de Is – boset : Eran los soldados que a las órdenes de Saúl habían sido derrotados en Gilboa.

Con Israel dividido, hubo una tensión constante entre el norte y el sur. No obstante, el verdadero rival de David en el norte no fue Is-boset sino Abner. En este incidente, Abner sugirió un «peligroso torneo» entre los campeones de su ejército y los campeones del ejército de David, guiados por Joab. El hecho de que esta confrontación sucediera en el estanque de Gabaón (localizado en el territorio natal de Saúl, Benjamín) nos indica que los hombres de Joab estaban presionando por el norte, obteniendo más territorio. Abner pudo haber sugerido esta confrontación con la esperanza de detener el avance de Joab.

Se suponía que doce hombres de cada lado pelearían entre sí y el lado que presentara más sobrevivientes sería declarado vencedor. El enfrentamiento entre David y Goliat (1 Samuel 17) fue una estrategia militar similar, una manera de evitar un terrible derramamiento de sangre en una guerra sin cuartel. En este caso, sin embargo, la totalidad de los veinticuatro campeones murieron antes de que algún bando pudiera reclamar la victoria. No se logró nada, y la guerra civil continuó.

2 de Samuel 2:13 y Joab hijo de Sarvia y los siervos de David salieron y los encontraron junto al estanque de Gabaón; y se pararon los unos a un lado del estanque, y los otros al otro lado.

Sarvia era la hermana de David. El estanque de Gabaón : Uno de los mayores depósitos de agua en esa área.

2 de Samuel 2:14 Y dijo Abner a Joab: Levántense ahora los jóvenes, y maniobren delante de nosotros. Y Joab respondió: Levántense.

Abner quiere organizar la batalla con la participación de 12 jóvenes guerreros por cada lado. Se parte del supuesto de que cualquiera que gane ese combate ganará la guerra, algo que resultaba conveniente a Abner a causa del agotamiento de su ejército en la derrota del monte Gilboa.

2 de Samuel 2:15 Entonces se levantaron, y pasaron en número igual, doce de Benjamín por parte de Is-boset hijo de Saúl, y doce de los siervos de David.

2 de Samuel 2:16 Y cada uno echó mano de la cabeza de su adversario, y metió su espada en el costado de su adversario, y cayeron a una; por lo que fue llamado aquel lugar, Helcat-hazurim,[a] el cual está en Gabaón.

2 de Samuel 2:17 La batalla fue muy reñida aquel día, y Abner y los hombres de Israel fueron vencidos por los siervos de David.

Después que los jóvenes se mataron mutuamente de forma salvaje, los ejércitos se enfrascaron en la batalla.

2 de Samuel 2:18 Estaban allí los tres hijos de Sarvia: Joab, Abisai y Asael. Este Asael era ligero de pies como una gacela del campo.

Abisai, un gran guerrero, se identifica entre los valientes de David

2 de Samuel 2:19 Y siguió Asael tras de Abner, sin apartarse ni a derecha ni a izquierda.

2 de Samuel 2:20 Y miró atrás Abner, y dijo: ¿No eres tú Asael? Y él respondió: Sí.

2 de Samuel 2:21 Entonces Abner le dijo: Apártate a la derecha o a la izquierda, y echa mano de alguno de los hombres, y toma para ti sus despojos. Pero Asael no quiso apartarse de en pos de él.

Abner no quiere matar a Asael por respeto a su hermano, Joab.

Abner advirtió en repetidas ocasiones a Asael que regresara para no perder su vida, pero Asael se negó por el deber que se impuso a sí mismo. La persistencia es una cualidad buena si se usa para una buena causa. Pero si la meta es exclusivamente el honor personal o de algún beneficio, la persistencia puede no ser más que mera terquedad. La terquedad de Abner no solo le costó la vida, sino que además aceleró una desunión infortunada en el ejército de David en los años siguientes. Antes de que decida alcanzar una meta, asegúrese de que la misma valga su devoción.

2 de Samuel 2:22 Y Abner volvió a decir a Asael: Apártate de en pos de mí; ¿por qué he de herirte hasta derribarte? ¿Cómo levantaría yo entonces mi rostro delante de Joab tu hermano?

2 de Samuel 2:23 Y no queriendo él irse, lo hirió Abner con el regatón de la lanza por la quinta costilla, y le salió la lanza por la espalda, y cayó allí, y murió en aquel mismo sitio. Y todos los que venían por aquel lugar donde Asael había caído y estaba muerto, se detenían.

2 de Samuel 2:24 Mas Joab y Abisai siguieron a Abner; y se puso el sol cuando llegaron al collado de Amma, que está delante de Gía, junto al camino del desierto de Gabaón.

2 de Samuel 2:25 Y se juntaron los hijos de Benjamín en pos de Abner, formando un solo ejército; e hicieron alto en la cumbre del collado.

Los hijos de Benjamín : Los miembros de la tribu de Saúl y Jonatán que se habían unido a las fuerzas de Abner.

2 de Samuel 2:26 Y Abner dio voces a Joab, diciendo: ¿Consumirá la espada perpetuamente? ¿No sabes tú que el final será amargura? ¿Hasta cuándo no dirás al pueblo que se vuelva de perseguir a sus hermanos?

2 de Samuel 2:27 Y Joab respondió: Vive Dios, que si no hubieses hablado, el pueblo hubiera dejado de seguir a sus hermanos desde esta mañana.

2 de Samuel 2:28 Entonces Joab tocó el cuerno, y todo el pueblo se detuvo, y no persiguió más a los de Israel, ni peleó más.

Esta batalla terminó con la victoria de las tropas de Joab, pero la guerra continuó en la nación dividida hasta que David fue finalmente coronado rey de Israel.

2 de Samuel 2:29 Y Abner y los suyos caminaron por el Arabá toda aquella noche, y pasando el Jordán cruzaron por todo Bitrón y llegaron a Mahanaim.

2 de Samuel 2:30 Joab también volvió de perseguir a Abner, y juntando a todo el pueblo, faltaron de los siervos de David diecinueve hombres y Asael.

2 de Samuel 2:31 Mas los siervos de David hirieron de los de Benjamín y de los de Abner, a trescientos sesenta hombres, los cuales murieron.

2 de Samuel 2:32 Tomaron luego a Asael, y lo sepultaron en el sepulcro de su padre en Belén. Y caminaron toda aquella noche Joab y sus hombres, y les amaneció en Hebrón.

Personajes en el drama

Puede causar confusión seguir la pista de todos los personajes presentados en los primeros capítulos de 2 Samuel. Aquí presentamos alguna ayuda.

Joab – Hijo de Sarvia, media hermana de David – Uno de los generales de David y más tarde, comandante en jefe De David

Abner – Primo de Saúl – Comandante en jefe de Saúl – Estaba del bando de Saúl e Isboset, pero hizo ofertas a David

Abisai – Hermano de Joab – Alto oficial en el ejército de David, jefe de «los tres» – Estaba del bando de Joab y David

Asael – Hermano de Abisai y Joab – Alto oficial, uno de los treinta guerreros seleccionados de David (hombre «ligero de pies») – Estaba del bando de Joab y David

Is-boset – Hijo de Saúl – Selección de Saúl y de Abner como rey – Estaba del bando de Saúl

David es proclamado rey de Judá

Este es el comienzo de la primera gran narrativa en el libro de 2 Samuel. La narrativa comienza con las palabras: Después de ésto aconteció, indicando el comienzo de un evento grande en la vida de David. Después de la muerte de Saúl quedó abierto el camino para que David se convirtiera en rey. Desde antes de convertirse en rey, David dependió de la dirección de Dios; era Dios el que abría el camino a David, no cabía otro pensamiento en David que diera lugar a la jactancia o a la determinación propia; era Dios el que le había guiado hasta donde se encontraba, y era Dios a quien consultaría acerca de su siguiente paso.

David consulta a Dios

David preguntó a Jehová si debería subir a alguna de las ciudades de Judá. El verbo que se usa aquí es sali, que significa inquirir, demandar, preguntar o consultar. Jehová le ordenó a David que subiera o sea que fuera a una de las ciudades; antes de subir a cualquier ciudad, David preguntó a Dios el nombre de la ciudad, y Dios le indicó que subiera a Hebrón.

a. David recibe respuesta de Dios. Desde un principio de su reinado, David estableció una relación de dependencia con Dios. La respuesta de Dios a la consulta de David indicaba que Dios estaba complacido con David. Había en David un espíritu correcto y Dios tenía una disposición de gracia hacia David. Qué distinta había sido la relación de Saúl con Jehová; Saúl nunca resaltó por tener un espíritu de dependencia de Dios, sino que actuaba instintivamente, y muchas veces le faltó paciencia para esperar las instrucciones de Samuel; ésto le llevó a desobedecer las órdenes de Samuel y a ser desechado por Dios; una vez desechado por Dios, Saúl consultó a Dios acerca de los filisteos, pero no recibió respuesta de Dios. David dependió de la dirección de Dios, desde que estaba pastoreando ovejas hasta que llegó al trono de Israel; solamente estando en el trono, David volvería su espalda a Dios una vez y caería en gran abismo de pecado, pero se levantaría en arrepentimiento después de ser amonestado por el profeta de Dios.

b. David obedece a Dios. Dios indicó a David que subiera a la ciudad de Hebrón. Esta era la ciudad de mayor altitud en Palestina, y se encontraba a 30 km. al suroeste de Jerusalén. Hebrón tenía importancia histórica y religiosa; allí había construido Abraham un santuario y allí se concentraban los descendientes de Caleb. David subió a Hebrón con sus dos esposas, Ajinoam y Abigail, y con todo su ejército. (La práctica de la poligamia —tener más de una esposa— era común en el tiempo de los patriarcas y de la monarquía; tomó mucho tiempo para que los israelitas llegaran a comprender que la monogamia representaba el ideal de Dios para el matrimonio.) La obediencia de David a la dirección de Dios hace recordar la obediencia de Abraham, quien, dejando su tierra y su parentela, caminó junto con su esposa Sara hacia la tierra de Canaán.

Consultando a Dios primero

1. Antes de ser proclamado rey

2. Antes de derrotar a los filisteos

(1) Haciéndolo por sí mismo

(2) Esperando sea hecho por él

c. La importancia de Judá. El territorio de Judá se encontraba en el sur de Canaán, sus fronteras eran: el desierto de Zin al sur, la desembocadura del río Jordán al norte, el mar Salado (mar Muerto) al oriente, y el mar Grande (mar Mediterráneo) al occidente. El territorio de Judá fue conquistado por Judá, su hermano Simeón, Caleb y su hermano Otoniel; el territorio de Judá estaba habitado por los descendientes de estos cuatro hombres; también habitaban en este territorio los quenitas o queneos, quienes eran descendientes del suegro de Moisés; en la parte occidental del territorio de Judá, hacia la costa del mar Mediterráneo, habitaban los filisteos, quienes llegaron a Canaán al mismo tiempo que lo hicieron los israelitas y sobrevivieron a la conquista hebrea; de acuerdo con el libro de Jueces, Judá no pudo echar a los habitantes del valle [los filisteos], porque éstos tenían carros de hierro. A partir de la proclamación de David como rey de Judá, esta región tomó un papel importante en la subsecuente historia de Israel. John Bright afirma que fue un hecho sin precedentes el que la tribu de Judá haya elegido a su rey sin tomar en cuenta a las otras tribus. En este hecho principió una rivalidad entre Judá e Israel.

(2) David es ungido por el pueblo de Judá

Los hombres de Judá vinieron a Hebrón a ungir a David como rey. Es de notar que David no se impuso como rey, sino que el pueblo mismo lo aprobó como el ungido de Dios. Ungir era la práctica de derramar aceite sobre la persona o los objetos que Dios apartaba para su servicio; era una ceremonia de consagración a Dios, y era acompañada de sacrificios a Dios: Aarón y sus hijos fueron ungidos con aceite cuando fueron consagrados como sacerdotes y el altar de los sacrificios era ungido con aceite para ser santificado. Samuel había ungido a David anteriormente en la casa de Isaí, cuando David todavía era un pastor de ovejas. Ahora, eran los hombres de la tribu de Judá que venían a ungirlo; es posible que no hubiese un profeta de la estatura de Samuel que tomase el cargo del ungimiento en ese momento; pero era de gran significado simbólico que los hombres, en representación de toda la tribu, ungieran a David como rey. La ceremonia del ungimiento era tan importante que la palabra ungido, en hebreo machíaq (mesías), llegó a ser sinónimo de rey; en el período después del exilio la palabra mesías tomó gran importancia ya que sirvió para designar a un rey especial que vendría al final de los tiempos a establecer una nueva era para Israel. David mismo llegaría a ser una imagen de lo que sería el mesías esperado.

El muchacho que había sido pastor de ovejas llegaba a ser rey de Judá, sin haber tenido que levantar su mano contra Saúl; Dios lo había llevado hasta el trono. En David se cumplían las palabras del cántico de Ana: El levanta del polvo al pobre, y al necesitado enaltece desde la basura, para hacerle sentar con los nobles y hacerle poseer un trono de honor. David no fue al trono directamente del redil, él había adquirido prestigio y alcanzado mucha fama. David había hecho su parte: había peleado batallas, contaba con un ejército, poseía tierras, y tenía aun la protección de los filisteos. David continuaba bajo la protección de los filisteos, pero el texto bíblico no menciona la reacción de los filisteos ante el nuevo reinado de David. Posiblemente los filisteos esperaban que David siguiera siendo su aliado, pero David siempre consideró a los filisteos como enemigos; su alianza con los filisteos había sido únicamente para tener protección de Saúl.

(3) David busca la alianza del norte

Una vez que David reinó sobre Judá, David buscó la alianza de las tribus del norte; sin duda alguna, David buscaba llegar a ser rey de todo Israel, y como primer paso envió un mensaje de bendición a los habitantes de Jabes de Galaad, en el territorio de Manasés, quienes habían sepultado a Saúl; David los bendijo por haber hecho esa bondad a Saúl, el señor de ellos. David vuelve a demostrar aquí su respeto hacia la memoria de Saúl. David demostró un genuino interés por el bienestar de los habitantes de Jabes, al desearles misercordia y verdad de parte de Dios. La palabra verdad es traducción de la palabra hebrea jesed; esta palabra era usada para referirse al amor leal o el amor de pacto de Dios para con Israel. Los deseos de David no eran palabras solamente, sino deseos genuinos de la bendición de Dios para los de Jabes, quienes formaban parte del pueblo del pacto de Dios. David hizo saber a los de Jabes que la casa de Judá le había ungido rey, en esperanza de que ellos también lo ungieran rey sobre ellos.

3. Oposición de Abner al reinado de David

El deseo de David de ser rey sobre todo Israel no se realizó pronto. El primero en oponerse al reinado de David fue Abner, primo de Saúl, que había sido el general al mando del ejército de Saúl. Abner tomó el liderazgo de las tribus del norte y proclamó a Isboset, hijo de Saúl, como rey de Galaad, Gesur, Jezreel, Efraín, Benjamín y todo Israel. Galaad se encontraba en el territorio de Manasés; Gezur probablemente en el territorio de Aser; y Jezreel en el territorio de Izacar. Abner llevó a Isboset a una retirada ciudad llamada Majanaim, al otro lado del Jordán en el territorio de Manasés; el lugar estaba retirado tanto de David como de los filisteos; David también se refugiaría en Majanaim, en el tiempo de la rebelión de Absalón.

Gente como los de Jabes de Galaad

1. Gente sensible

2. Gente bendita

3. Gente sumisa

(1) Isboset : hombre de vergüenza

El nombre Isboset significa “hombre de vergüenza”. En 1Ch_8:34 y 9:39, este hijo de Saúl aparece con el nombre de Esbaal, que significa “Baal existe”, este parece haber sido el nombre original de Isboset; en tiempos posteriores, los escribas cambiaban la forma de los nombres que llevaban el nombre de Baal, para evitar mencionar el nombre de Baal. El cambio de nombre también podría ser significativo del carácter de Isboset, era un hombre débil que no estaba capacitado para gobernar; Abner era en realidad el que tenía el mando sobre Isboset y sobre el ejército. Isboset “reinó” únicamente dos años; no pudo seguir reinando después que Abner lo abandonó.

(2) El duelo en el estanque de Gabaón

El ejército de Abner se dirigió al estanque de Gabaón, una colina sobre una llanura a más de 762 m. sobre el nivel del mar, a poco más de 8 km. al norte de Jerusalén. El ejército de David estaba al mando de Joab, hijo de Sarvia la hermana de David. Joab trajo su ejército a enfrentar a Abner. A cada lado del estanque se alistaron los dos ejércitos; Abner pidió que los jóvenes de cada ejército compitieran en un juego de guerra, previo a la batalla; se enfrentaron doce jóvenes de cada ejército. Los jóvenes siempre son las primeras y seguras víctimas en una guerra. Cada joven mató a su adversario, de tal manera que los 24 jovenes murieron; esto hizo enfurecer a los dos ejércitos y se produjo una cruenta batalla en la que Joab salió vencedor.

(3) Abner es perseguido

Joab, Abisai y Asael eran hijos de Sarvia; los tres hermanos eran grandes guerreros, amantes de la guerra más que de la paz, y de carácter obstinado. Asael, el más rápido en la carrera, se dio a perseguir a Abner. Abner suplicó a Asael que se apartara, que dejara de perseguirlo, porque no quería matarlo; sin embargo, Asael insitió en perseguir a Abner, y en su insistencia encontró la muerte a manos del experimentado Abner. Asael tenía mucha fuerza y destreza, pero su fuerza y destreza fueron dominadas por su orgullo y obstinación.

Joab y Abisai continuaron persiguiendo a Abner y sus hombres hasta el anochecer, hasta que Abner suplicó a Joab que dejara de perseguirlos. Las palabras de Abner reflejan cierta actitud de reconciliación, reconsiderando la tragedia de la guerra y reconociendo a ambos ejércitos como parte de un mismo pueblo; Abner aun se atrevió a reclamar a Joab que dejara de perseguir a sus hermanos. Joab, por su parte, le recordó a Abner que el primero en llamar a la guerra fue Abner. Joab, sin embargo, dejó de perseguir a Abner. Los dos ejércitos se retiraron a sus ciudades, uno hacia el norte y otro hacia el sur; los del sur perdieron 19 hombres, pero los del norte perdieron 360; después de esta derrota, parece que Abner pensaba en la posibilidad de establecer una reconciliación, como lo demonstraría después; pero Joab, después de la muerte de su hermano Asael, no descansaría hasta matar a Abner. Una vez comenzada la guerra, no terminó hasta después de mucho tiempo, aunque no duró más de dos años, ya que Isboset reinó solamente dos años. Un sometimiento de parte de Abner hubiera evitado este enfrentamiento fraticida, pero tomó algún tiempo para que Abner se sometiera a la autoridad de David. Pero antes hubo una larga guerra entre la casa de Saúl y la casa de David.

Cuando matar en defensa propia es justificable

1. Si se agotan todos los recursos para protegerse a sí mismo y a los familiares.

2. Si la persona insiste en hacer daño a pesar de todo esfuerzo por evitarlo.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti