2 de Reyes 3: El reino malo de Joram en Israel

2 de Reyes 3:1 Joram hijo de Acab comenzó a reinar en Samaria sobre Israel el año dieciocho de Josafat rey de Judá; y reinó doce años.

Cuando Joram (1.17) comenzó a reinar en Israel, Mesa rey de Moab rehusó pagarle tributo. Moab era hijo de Lot, sus descendientes se convirtieron en vecinos de Israel y vivían al este del Mar Muerto. Esta gente había sido subyugada por Omri y pagaba tributo a los reyes de Israel.

2 de Reyes 3:2 E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, aunque no como su padre y su madre; porque quitó las estatuas de Baal que su padre había hecho.

A pesar de que 1.17 menciona que Joram era rey de Judá, 3.1 manifiesta que Josafat era rey de Judá. Cuando el rey envejecía, era común que su hijo gobernara junto a él. Josafat, cerca del final de su reinado, designó a su hijo Joram para que gobernara junto a él. Joram sirvió como cogobernador junto con Josafat durante cinco años (853-848 a.C.; se vuelve a mencionar en 8.16-24). Los reyes de Israel y de Judá entonces tenían el mismo nombre: Joram. Joram, rey de Israel, era el hijo de Acab y hermano de Ocozías (1.17). Tanto Acab (1 Reyes 16.29-22.40) como Ocozías (1.2-18) sirvieron como reyes antes de Joram.

2 de Reyes 3:3 Pero se entregó a los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, que hizo pecar a Israel, y no se apartó de ellos.

Los pecados de los reyes de Israel se comparan a menudo con «el pecado de Jeroboam». Jeroboam fue el primer gobernante del reino del norte de Israel. Su gran pecado fue la institución de la idolatría a lo largo de su reino, originando que el pueblo se apartara de Dios. Al ignorar a Dios y permitir la idolatría, Joram continuó con el pecado de Jeroboam.

2 de Reyes 3:4 Entonces Mesa rey de Moab era propietario de ganados, y pagaba al rey de Israel cien mil corderos y cien mil carneros con sus vellones.

Israel y Judá mantenían algunas de las tierras más fértiles y las posiciones más estratégicas del antiguo Medio Oriente. No necesitamos preguntarnos por qué las naciones vecinas como Moab envidiaban y constantemente intentaban capturar la tierra. Moab quedaba justo al sudeste de Israel. El país había estado bajo el control de Israel durante algún tiempo debido al gran liderazgo militar del rey Acab. Cuando Acab murió, Mesa, el rey moabita, aprovechó la oportunidad para rebelarse. Si bien Ocozías, el siguiente rey de Israel, no hizo nada acerca de la revuelta, su sucesor, Joram, decidió tomar medidas al respecto. Unió fuerzas con Josafat, rey de Judá, y fue a pelear con los moabitas. Juntos, Israel y Judá llevaron a los moabitas a la rendición. Pero cuando vieron que el rey de Moab sacrificó a su propio hijo y sucesor, se echaron atrás aun cuando habían ganado la batalla. Moab luchó muchas otras batallas con Israel y Judá. Algunas de ellas, están registradas por Mesa (c. 840 a.C) que grabó sus hazañas en una placa llamada la Piedra Moabita (descubierta en 1868).

2 de Reyes 3:5 Pero muerto Acab, el rey de Moab se rebeló contra el rey de Israel.

2 de Reyes 3:6 Salió entonces de Samaria el rey Joram, y pasó revista a todo Israel.

Joram solicitó la ayuda de Josafat rey de Judá y del rey de Edom para someter a Mesa, pero marcharon hacia un área estéril que carecía de agua. Por medio de Eliseo el Señor les proveyó milagrosamente de agua y les dio la victoria sobre los moabitas.

2 de Reyes 3:7 Y fue y envió a decir a Josafat rey de Judá: El rey de Moab se ha rebelado contra mí: ¿irás tú conmigo a la guerra contra Moab? Y él respondió: Iré, porque yo soy como tú; mi pueblo como tu pueblo, y mis caballos como los tuyos.

2 de Reyes 3:8 Y dijo: ¿Por qué camino iremos? Y él respondió: Por el camino del desierto de Edom.

2 de Reyes 3:9 Salieron, pues, el rey de Israel, el rey de Judá, y el rey de Edom; y como anduvieron rodeando por el desierto siete días de camino, les faltó agua para el ejército, y para las bestias que los seguían.

2 de Reyes 3:10 Entonces el rey de Israel dijo: ¡Ah! que ha llamado Jehová a estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas.

Edom estaba bajo el control de Judá, de modo que serían tres los reyes que marcharían juntos contra Moab.

2 de Reyes 3:11 Mas Josafat dijo: ¿No hay aquí profeta de Jehová, para que consultemos a Jehová por medio de él? Y uno de los siervos del rey de Israel respondió y dijo: Aquí está Eliseo hijo de Safat, que servía a Elías.

Deja un comentario