1-de-Crónicas-15-Traslado-del-Arca-a-Jerusalén

1 de Crónicas 15: Traslado del Arca a Jerusalén

1 de Crónicas 15:1 Traslado del Arca a Jerusalén (2 S 6.12-23) Hizo David también casas para sí en la Ciudad de David, y arregló un lugar para el Arca de Dios, y le levantó una tienda.

Cerca de tres meses después los acontecimientos narrados en el capítulo 13, David hizo regresar el arca a Jerusalén.

1 de Crónicas 15:2 Entonces dijo David: «El Arca de Dios no debe ser llevada sino por los levitas; porque a ellos ha elegido Jehová para que lleven el Arca de Jehová, y le sirvan perpetuamente».[a]

sirvan, sharat: Servir, ayudar, ministrar. Sharat se refiere a las tareas que se asignan a los siervos más cercanos de Dios o del rey. Los sacerdotes y los levitas servían a Dios durante su ministerio en el tabernáculo y el templo. Algunos ejemplos significativos de relaciones de servicio son las existentes entre José y Potifar, Josué y Moisés, Eliseo y Elías.

1 de Crónicas 15:3 Congregó, pues, David a todo Israel en Jerusalén, para que llevaran el Arca de Jehová al lugar que él le había preparado.[b]

1 de Crónicas 15:4 Reunió también David a los hijos de Aarón y a los levitas;

1 de Crónicas 15:5 de los hijos de Coat, a Uriel, el jefe, y sus hermanos, ciento veinte.

1 de Crónicas 15:6 De los hijos de Merari, a Asaías, el jefe, y sus hermanos, doscientos veinte.

1 de Crónicas 15:7 De los hijos de Gersón, a Joel, el jefe, y sus hermanos, ciento treinta.

1 de Crónicas 15:8 De los hijos de Elizafán, a Semaías, el jefe, y sus hermanos, doscientos.

1 de Crónicas 15:9 De los hijos de Hebrón, a Eliel, el jefe, y sus hermanos, ochenta.

1 de Crónicas 15:10 De los hijos de Uziel, a Aminadab, el jefe, y sus hermanos, ciento doce.

1 de Crónicas 15:11 Luego llamó David a los sacerdotes Sadoc y Abiatar, y a los levitas Uriel, Asaías, Joel, Semaías, Eliel y Aminadab,[c]

1 de Crónicas 15:12 y les dijo: «Vosotros, que sois los principales padres de las familias de los levitas, santificaos, vosotros y vuestros hermanos, y llevad el Arca de Jehová, Dios de Israel, al lugar que le he preparado;[d]

Los sacerdotes se santificaban para poder cargar el arca. Santificarse significa literalmente separarse, apartarse con propósitos santos, purificarse. Los sacerdotes se separaban simbólicamente del pecado y la maldad. Esto se hacía al lavarse y al lavar sus ropas en una ceremonia especial.

Aunque no se requiere que nosotros cumplamos con esta ceremonia hoy, podemos purificarnos a nosotros mismos al leer la Palabra de Dios y al preparar nuestros corazones para participar de la adoración.

1 de Crónicas 15:13 pues por no haberlo hecho así vosotros la primera vez, Jehová, nuestro Dios, nos quebrantó, por cuanto no le buscamos según su ordenanza».[e]

El incidente al cual se refiere David se registra en 13.8-11 y en 2 de Samuel 6:1-11. Cuando el arca era llevada de regreso a Israel en una carreta de bueyes, estos tropezaron. Uza, al tratar de evitar con sus manos de que se cayera, fue muerto instantáneamente. El error no estuvo en el deseo de David de trasladar el arca, sino en el método que se usó para este propósito. David o ignoró u olvidó las instrucciones específicas de la ley de Dios acerca de la forma en la que se debía trasladar el arca. Obviamente, ahora descubrió su error y se preparó para corregirlo. Este incidente fue una objetiva lección divina, para todo Israel, de que Dios gobierna al rey y no lo contrario. Si se le hubiera permitido a David manejar el arca sin cuidado ¿qué habría enseñado esto al pueblo acerca de su fe?

1 de Crónicas 15:14 Se santificaron, pues, los sacerdotes y los levitas para traer el Arca de Jehová, Dios de Israel.

1 de Crónicas 15:15 Y los hijos de los levitas trajeron el Arca de Dios puesta sobre sus hombros en las barras, como lo había mandado Moisés, conforme a la palabra de Jehová.[f]

Cuando fracasó el primer intento de David para trasladar el arca, él aprendió una importante lección: cuando Dios da instrucciones específicas, es de sabios seguirlas con precisión. Esta vez David veló que los levitas fueran los que llevaran el arca. Quizá no entendamos completamente las razones que yacen detrás de las instrucciones de Dios, pero sabemos que su sabiduría es completa y su juicio infalible. La forma de conocer las instrucciones de Dios es a través de su Palabra. Sin embargo, al igual que los niños no comprenden las razones de todas las instrucciones de sus padres hasta que son adultos, no entenderemos todas las razones de Dios en esta vida. Es mucho mejor obedecer a Dios primero y luego descubrir las razones. El hecho de no entender no nos da la libertad para desobedecer a Dios.

1 de Crónicas 15:16 Asimismo dijo David a los principales de los levitas que designaran a cantores entre sus hermanos, con instrumentos de música, con salterios, arpas y címbalos, para que los hicieran resonar con alegría.[g]

La gran procesión musical fue designada como un acompañamiento propio para la gran ocasión. Aumentó el entusiasmo, elevó las mentes y los corazones de la gente, y centró su atención en el hecho. Además ayudó a sellarla en su memoria por los años venideros. El comenzar cualquier tarea alabando a Dios puede inspirarnos para entregarle a El lo mejor de nosotros. Desarrolle la práctica de alabar a Dios, y experimentará un mayor gozo y fortaleza para enfrentar cualquier tarea.

1 de Crónicas 15:17 Entonces los levitas designaron a Hemán hijo de Joel; y de sus hermanos, a Asaf hijo de Berequías; y de los hijos de Merari y de sus hermanos, a Etán hijo de Cusaías.[h]

1 de Crónicas 15:18 Y con ellos a sus hermanos del segundo orden, a Zacarías, Jaaziel, Semiramot, Jehiel, Uni, Eliab, Benaía, Maasías, Matatías, Elifelehu, Micnías, Obed-edom y Jeiel, los porteros.

1 de Crónicas 15:19 Así, Hemán, Asaf y Etán, que eran cantores, tocaban címbalos de bronce.

1 de Crónicas 15:20 Zacarías, Aziel, Semiramot, Jehiel, Uni, Eliab, Maasías y Benaía tenían salterios sobre Alamot.[i]

1 de Crónicas 15:21 Matatías, Elifelehu, Micnías, Obed-edom, Jeiel y Azazías, tenían arpas afinadas en la octava[j] para dirigir.

1 de Crónicas 15:22 Y Quenanías, jefe de los levitas en la música, fue puesto para dirigir el canto,[k] porque era entendido en ello.[l]

1 de Crónicas 15:23 Berequías y Elcana eran porteros del Arca.

1 de Crónicas 15:24 Sebanías, Josafat, Natanael, Amasai, Zacarías, Benaía y Eliezer, sacerdotes, tocaban las trompetas delante del Arca de Dios; Obed-edom y Jehías eran también porteros del Arca.[m]

1 de Crónicas 15:25 David, pues, junto a los ancianos de Israel y los capitanes de millares, fueron a traer el Arca del pacto de Jehová, de casa de Obed-edom, con alegría.

1 de Crónicas 15:26 Como Dios ayudó a los levitas que llevaban el Arca del pacto de Jehová, sacrificaron siete novillos y siete carneros.[n]

1 de Crónicas 15:27 Iba David vestido de lino fino, y también todos los levitas que llevaban el Arca, y asimismo los cantores; y Quenanías era maestro de canto entre los cantores. Llevaba también David sobre sí un efod de lino.[ñ]

1 de Crónicas 15:28 De esta manera llevaba todo Israel el Arca del pacto de Jehová, con júbilo y sonido de bocinas, trompetas y címbalos, al son de salterios y arpas.

1 de Crónicas 15:29 Cuando el Arca del pacto de Jehová llegó a la Ciudad de David, Mical, hija de Saúl, estaba mirando por una ventana; al ver al rey David que saltaba y danzaba, lo menospreció en su corazón.

David estuvo dispuesto a verse tonto ante los ojos de algunos para poder expresar a Dios su gratitud total y sincera. En contraste, Mical estaba tan disgustada por sus acciones “indignas” que no pudo regocijarse con el regreso del arca a Jerusalén. La adoración se había deteriorado tanto bajo el reinado de su padre Saúl, que se había convertido en algo afectado y ritualista. Mical podía aceptar a David como conquistador militar y como rey, pero no podía aceptar su expresión de alabanza a Dios libre y espontánea. Algunas personas consagradas pueden parecernos tontas por sus emotivas expresiones de adoración, pero debemos aceptarlas. De la misma forma, no debemos tener miedo de adorar a Dios con cualquier expresión que parezca apropiada.

David traslada el arca a Jerusalén

Esta narración constituye sólo una parte de toda una sección relativa al arca. El relato completo llega hasta 16:43. Los primeros 24 versículos son la composición directa del Cronista en base a sus propias fuentes; es decir, no hay fuente bíblica anterior para estos versículos. No obstante esto, hay uno que otro punto en donde el Cronista trata temas, con cambios considerables, vistos en 2 Samuel 6. Se detallan a continuación.

Primero, se observa que el móvil que impulsaba a David para traer el arca a Jerusalén es muy diferente del que se encuentra en 2 de Samuel 6:12. Según el relato más antiguo, el rey se sentía movido a trasladar el arca a la capital por noticias llegadas respecto a lo bendecido que había quedado Obededom por la presencia del arca. Nada de eso figura en el relato del Cronista a estas alturas, porque David ya había experimentado bendición al derrotar a los filisteos poseedores del arca.

Además, el Cronista opina que tal vez el factor predominante en el fracaso del intento anterior por llevar el arca es que no se había encargado a los levitas el servir de portadores. Es más, el mismo modo usado para transportarlo no seguía fielmente las instrucciones de Moisés. Este había indicado claramente que se tenían que usar varas especialmente diseñadas para tales traslados. En lugar de esto, se usó una carreta nueva. Este concepto nacería en David, pero ciertamente expresaría el sentir de la escuela sacerdotal a la cual pertenecía el Cronista.

Segundo, se aprecia que el Cronista da funciones a los levitas que, para algunos, sólo correspondían hasta la dedicación del templo cuando Salomón. Específicamente, el Cronista asigna a levitas como cantores y músicos. Otros comentaristas son de la opinión que no hay por qué dudar respecto a esta función levítica aun tan temprano como el reinado de David. Los mismos intereses davídicos en la música harían esto por lo menos factible. Será cierto que tal vez la organización tan esmerada de los gremios tal y como la describe el Cronista sea un anacronismo, pero no hay que rechazar del todo esta función levítica, aunque sea en forma incipiente, en el tiempo de David.

Algunos detalles pueden ser de interés; según el versículo 1, David levantó una tienda para el arca. Se sabe que el arca se había guardado en el tabernáculo por muchos años, pero hacía varios años que había estado separada de dicha tienda. Esta tienda antigua, aunque en existencia todavía, no era digna ya del arca, según David. El antiguo tabernáculo lo dejaría David en Gabaón, pero se proponía a hacer otro de más categoría.

En el versículo 5 se nota que no cualquier levita podía llevar el arca. Tenía que ser descendiente de Cohat, uno de los tres hijos de Leví. De Cohat descendieron todos los sacerdotes aarónicos.

El versículo 13 habla del problema anterior, o sea el primer intento de llevar el arca con sus consecuencias desastrosas. Se dice que esto ocurrió porque … no le consultamos de acuerdo con lo establecido. Esta expresión alude a la forma correcta de portar el arca: sobre los hombros de los levitas, descendientes de Cohat con las varas consagradas para el fin exclusivo. Lo establecido, pues, se refiere a la forma correcta de trasladar el arca. Nunca más se le ocurriría a David transportar el arca de otro modo.

Algunos de los músicos tocarían liras con voz de soprano o sea voz alta como la de mujer. El vocablo hebreo Alamot connota un tono como “voces de niñas”. Se aclara que esto se refería al sonido de estas liras especiales y no a voces humanas.

La expresión tocaban arpas sobre Seminit provoca una nota de RVA. Se nos dice que puede que el término “Seminit” aluda a voz baja. Se usa el mismo término en el título del Salmo 6. Hay algunos indicios en los comentarios rabínicos que el término se refiere a un instrumento que sonaba en octava. En su defecto, sería un instrumento con ocho cuerdas.

Es notable e inspirador el papel que jugaba la música en la adoración judía ya durante el tiempo del Cronista. Aunque la música tan elegante descrita por el escritor posexílico pueda caracterizar el culto de su día, no puede menos que reflejar también la importancia de la música durante estos eventos tan singulares en el tiempo de David. La música es atemporal en su importancia; sólo la forma varía de época en época; nunca caduca ni fenece en el culto a Dios.

Deuteronomio 15:25 a 16:3 se nos cuenta directamente cómo fue traída el arca a Jerusalén desde la casa de Obededom. Este pasaje tiene puntos de contacto también con 2 de Samuel 6:12-19. Tanto David como los levitas habían quedado muy impresionados y atemorizados por lo que le había pasado a Uza cuando tuvo lugar el primer intento. Ahora, se tomó mucho cuidado para no volver a ofender a Dios; tenían preparados animales para el sacrificio, no para aplacar la ira de Dios, sino para agradecer su ayuda el regreso del arca.

Entre la fuente del Cronista (libro de Samuel) y su relato respecto al problema con Mical hay diferencias. Los textos en Samuel visten a David de modo diferente que el Cronista. Para éste, David se vistió con vestimentas de realeza y también sacerdotales. Llevaba una túnica de lino fino que correspondía únicamente a reyes y sacerdotes. Además, llevaba un efod de lino. Esta era una prenda que los sacerdotes vestían sobre su túnica. En otras palabras, el Cronista describe a David vestido muy lucidamente. La fuente en Samuel, sin embargo, sólo lo tiene con un efod, una especie de falda. Además, para el Cronista, Mical se disgusta con David al verlo entrar a la ciudad bailando por su amor para con el arca; ese amor había faltado en su padre, Saúl. Samuel, en cambio, sugiere que Mical se enoja porque piensa que el baile de David es grosero.

Es significativo y característico del Cronista que 16:2 tenga a David como ofreciendo los holocaustos y pronunciando la bendición al pueblo. Estas acciones correspondían más directamente a los sacerdotes, pero para el Cronista, David es el gran auspiciador y promotor del culto aceptable. David no usurpa el lugar del sacerdote, sino es el rey quien ejemplifica y aboga por el culto divino.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Quién es Jesús

Quién es Jesús

¿Quién es él? En química, él convirtió el agua en vino. En la biología, nació sin la normal concepción; En física, desmintió la ley de la Gravedad cuando ascendió al cielo; En economía, él

Seguir Leyendo »

Aprendamos a callar

Llevaban a la guillotina a un predicador, a un borracho y a un ingeniero. Le preguntaron al predicador si quería estar boca arriba o boca abajo cuando le llegara la hora final. El predicador

Seguir Leyendo »

Jeremías 27: La señal de los yugos

Jeremías 27:1  Al principio del reinado de Sedequías, hijo de Josías, rey de Judá, vino esta palabra de parte del  Señor a Jeremías, diciendo: El mensaje de Jeremías a las demás naciones y al

Seguir Leyendo »