1 de Crónicas 15: Traslado del Arca a Jerusalén

Categorías: Antiguo Testamento y Primera de Cronicas.

1 de Crónicas 15:1 Traslado del Arca a Jerusalén (2 S 6.12-23) Hizo David también casas para sí en la Ciudad de David, y arregló un lugar para el Arca de Dios, y le levantó una tienda.

Cerca de tres meses después los acontecimientos narrados en el capítulo 13, David hizo regresar el arca a Jerusalén.

1 de Crónicas 15:2 Entonces dijo David: «El Arca de Dios no debe ser llevada sino por los levitas; porque a ellos ha elegido Jehová para que lleven el Arca de Jehová, y le sirvan perpetuamente».[a]

sirvan, sharat: Servir, ayudar, ministrar. Sharat se refiere a las tareas que se asignan a los siervos más cercanos de Dios o del rey. Los sacerdotes y los levitas servían a Dios durante su ministerio en el tabernáculo y el templo. Algunos ejemplos significativos de relaciones de servicio son las existentes entre José y Potifar, Josué y Moisés, Eliseo y Elías.

1 de Crónicas 15:3 Congregó, pues, David a todo Israel en Jerusalén, para que llevaran el Arca de Jehová al lugar que él le había preparado.[b]

1 de Crónicas 15:4 Reunió también David a los hijos de Aarón y a los levitas;

1 de Crónicas 15:5 de los hijos de Coat, a Uriel, el jefe, y sus hermanos, ciento veinte.

1 de Crónicas 15:6 De los hijos de Merari, a Asaías, el jefe, y sus hermanos, doscientos veinte.

1 de Crónicas 15:7 De los hijos de Gersón, a Joel, el jefe, y sus hermanos, ciento treinta.

1 de Crónicas 15:8 De los hijos de Elizafán, a Semaías, el jefe, y sus hermanos, doscientos.

1 de Crónicas 15:9 De los hijos de Hebrón, a Eliel, el jefe, y sus hermanos, ochenta.

1 de Crónicas 15:10 De los hijos de Uziel, a Aminadab, el jefe, y sus hermanos, ciento doce.

1 de Crónicas 15:11 Luego llamó David a los sacerdotes Sadoc y Abiatar, y a los levitas Uriel, Asaías, Joel, Semaías, Eliel y Aminadab,[c]

1 de Crónicas 15:12 y les dijo: «Vosotros, que sois los principales padres de las familias de los levitas, santificaos, vosotros y vuestros hermanos, y llevad el Arca de Jehová, Dios de Israel, al lugar que le he preparado;[d]

Los sacerdotes se santificaban para poder cargar el arca. Santificarse significa literalmente separarse, apartarse con propósitos santos, purificarse. Los sacerdotes se separaban simbólicamente del pecado y la maldad. Esto se hacía al lavarse y al lavar sus ropas en una ceremonia especial.

Aunque no se requiere que nosotros cumplamos con esta ceremonia hoy, podemos purificarnos a nosotros mismos al leer la Palabra de Dios y al preparar nuestros corazones para participar de la adoración.

1 de Crónicas 15:13 pues por no haberlo hecho así vosotros la primera vez, Jehová, nuestro Dios, nos quebrantó, por cuanto no le buscamos según su ordenanza».[e]

El incidente al cual se refiere David se registra en 13.8-11 y en 2 de Samuel 6:1-11. Cuando el arca era llevada de regreso a Israel en una carreta de bueyes, estos tropezaron. Uza, al tratar de evitar con sus manos de que se cayera, fue muerto instantáneamente. El error no estuvo en el deseo de David de trasladar el arca, sino en el método que se usó para este propósito. David o ignoró u olvidó las instrucciones específicas de la ley de Dios acerca de la forma en la que se debía trasladar el arca. Obviamente, ahora descubrió su error y se preparó para corregirlo. Este incidente fue una objetiva lección divina, para todo Israel, de que Dios gobierna al rey y no lo contrario. Si se le hubiera permitido a David manejar el arca sin cuidado ¿qué habría enseñado esto al pueblo acerca de su fe?

Pages: 1 2 3 4

Deja un comentario