1 Tesalonicenses 3: El pastor y su rebaño

Categorías: Primera Tesalonicences.

Fue por eso por lo que, cuando ya no podíamos soportarlo más, decidimos quedarnos solos en Atenas y enviaros a Timoteo, nuestro hermano y siervo de Dios en la Buena Nueva de Cristo, para que os fortaleciera y animara en la fe, para asegurarnos de que no erais inquietados hasta el punto de abandonar la fe por causa de estas aflicciones; porque vosotros sabéis muy bien que esta es la verdadera obra que Dios nos ha encomendado. Porque cuando estábamos con vosotros, os anunciábamos de antemano que nosotros los cristianos siempre tenemos que sufrir por nuestra fe -como ha resultado cierto y vosotros sabéis muy bien.

Así que, no pudiendo soportarlo más, mandé a ver cómo os iba con vuestra fe, no fuera que el tentador os hubiera sometido a pruebas, y nuestra labor no hubiera tenido ningún fruto. Pero ahora que Timoteo ha vuelto de vosotros a nosotros y nos ha traído buenas noticias de vuestra fe y amor, y nos ha dicho que no dejáis de pensar con cariño en nosotros y que estáis deseando vernos, lo mismo que nosotros a vosotros, ¡ahora sí que nos habéis alentado con vuestra fe, hermanos, en medio de todas nuestras angustias y aflicciones, y habéis hecho que la vida valga la pena para nosotros por el hecho de que estáis firmes en el Señor!

¡Qué de gracias debemos darle a Dios por vosotros, por todo el gozo que nos inunda en relación con vosotros delante de Dios, cuando estamos orando por vosotros sin cesar día y noche con toda la intensidad de nuestros corazones para que Dios nos conceda volver a veros y rellenar los resquicios que pueda haber en vuestra fe! Este pasaje rezuma la verdadera esencia del espíritu del pastor.

(i) Hay en él afecto. No podemos nunca ejercer una influencia en las personas a menos que empecemos por que nos gusten. Carlyle dijo de Londres: «Hay tres millones y medio de gente en esta ciudad -¡casi todos estúpidos!» El que empieza por despreciar a las personas y por que no le gusten no podrá nunca hacer nada para salvarlas.

(ii) Hay en él ansiedad. Cuando uno ha puesto lo mejor de sí mismo en algo, cuando ha producido algo, desde un transatlántico hasta un panfleto, está ansioso hasta saber cómo va a capear el temporal la obra de sus manos y de su cerebro. Si esto es verdad de las cosas, más angustiosamente cierto lo es de las personas. Cuando un padre ha educado a su hijo con amor y sacrificio, está ansioso cuando el hijo sale al mundo a enfrentarse con las dificultades y los peligros de la vida. Cuando un maestro ha enseñado a un niño, poniendo algo de sí mismo en su enseñanza, está ansioso por ver si esa enseñanza resistirá la prueba de la vida. Cuando un pastor ha recibido a un joven como miembro de la iglesia tras años de instrucción en la escuela dominical, la clase bíblica y la de catecúmenos, está ansioso por ver cómo cumplirá los deberes y responsabilidades de la membresía en la iglesia. Así sucede aún más con Jesucristo. Él Se lo jugó todo por los hombres y los amó con tal amor sacrificial que observa y espera ver cómo van a usar Su amor. Toda persona debe mantenerse respetuoso y humilde cuando recuerda a los que en la tierra y en el Cielo la llevan en el corazón y siguen con interés su derrotero.

(iii) Hay en él ayuda. Cuando Pablo envió a Timoteo a Tesalónica no fue tanto para inspeccionar aquella iglesia como para ayudarla. Debería ser el interés supremo de padres, maestros y pastores, no tanto criticar y condenar por sus faltas y errores a los que están a su cargo, sino salvarlos de esas faltas y errores. La actitud cristiana para con el pecador y para con el que hace todo lo posible aunque fracase, no debe tender a condenar, sino a ayudar.

(iv) Hay en él gozo. Pablo estaba gozoso porque sus convertidos se mantenían firmes. Tenía el gozo del que ha creado algo que resiste los embates del tiempo. No hay gozo como el del padre que ve que su hijo ha quedado bien.

(v) Hay en él oración. Pablo llevaba a los suyos de corazón al trono de la gracia de Dios. Tal vez nunca sepamos de cuántos errores y pecados nos hemos librado y cuántas tentaciones hemos conquistado simplemente porque alguien ha orado por nosotros. Se cuenta de una criada que se hizo miembro de una iglesia. Le preguntaron qué obras cristianas hacía. Dijo que no tenía oportunidad de hacer mucho porque sus deberes no le dejaban tiempo, pero dijo: «Cuando me acuesto, me llevo el periódico a la cama, y leo las noticias de los nacimientos, y pido por todos los niños; y leo las noticias de matrimonios, y pido por los que se han casado, que sean felices; y leo las esquelas de los difuntos, y pido consuelo para los familiares afligidos.» Nadie sabrá las acequias de gracia que fluían de aquella buhardilla en la que tenía su cama aquella criada.

Cuando no podamos hacer nada por nadie de ninguna otra manera; cuando, como Pablo, estemos separados de los nuestros a nuestro pesar, hay algo que siempre podremos hacer: orar por ellos.

Pages: 1 2

Deja un comentario