1 de Reyes 8: Salomón traslada el Arca al Templo

Categorías: Antiguo Testamento y Primera de Reyes.

1 de Reyes 8:1 Salomón traslada el Arca al Templo. Entonces Salomón reunió ante sí, en Jerusalén, a los ancianos de Israel, a todos los jefes de las tribus y a los principales de las familias de los hijos de Israel, para traer el Arca del pacto[a] de Jehová de la ciudad de David,[b] que es Sión.

Salomón reunió al pueblo no sólo para dedicar el templo sino para que ellos confirmaran su entrega a Dios. Bien podría Salomón dirigir estas palabras a nosotros hoy día: «Sea, pues, perfecto vuestro corazón para con Jehová nuestro Dios, andando en sus estatutos y guardando sus mandamientos, como en el día de hoy»

¿Cuál era la diferencia entre el templo y el tabernáculo, y por qué los israelitas cambiaron de uno a otro? El tabernáculo era un lugar móvil de adoración diseñado para el pueblo cuando viajaban hacia la tierra prometida. El templo era un lugar permanente de adoración a Dios después de que los israelitas estaban en paz en su tierra. Traer el arca del pacto al templo significó la presencia actual de Dios en ese lugar.

1 de Reyes 8:2 Se reunieron con el rey Salomón todos los hombres de Israel en el mes de Etanim,[c] que es el mes séptimo, el día de la fiesta solemne.[d]

La dedicación del templo coincidió con la Fiesta de los Tabernáculos, alrededor de 11 meses luego de haber terminado su construcción.

1 de Reyes 8:3 Cuando llegaron todos los ancianos de Israel, los sacerdotes levantaron el Arca,

1 de Reyes 8:4 y trasladaron el Arca de Jehová, junto con el Tabernáculo de reunión[e] y todos los utensilios sagrados que estaban en el Tabernáculo, los cuales llevaban los sacerdotes y levitas.

1 de Reyes 8:5 El rey Salomón, y toda la congregación de Israel que se había reunido junto a él, estaban delante del Arca, sacrificando ovejas y bueyes, que por su cantidad no se podían contar ni calcular.

1 de Reyes 8:6 Después, llevaron los sacerdotes el Arca del pacto de Jehová a su lugar, en el santuario de la Casa, al Lugar santísimo,[f] debajo de las alas de los querubines,[g]

Los querubines son ángeles poderosos.

1 de Reyes 8:7 pues los querubines tenían extendidas las alas sobre el lugar del Arca, y así cubrían los querubines el Arca y sus varas por encima.

1 de Reyes 8:8 Sacaron las varas de manera que sus extremos se podían ver desde el Lugar santo, que está delante del Lugar santísimo, pero no se podían ver desde más afuera; y así han quedado hasta hoy.

1 de Reyes 8:9 En el Arca no había cosa alguna, sino las dos tablas de piedra que allí había puesto Moisés en Horeb,[h] donde Jehová hizo un pacto con los hijos de Israel, cuando salieron de la tierra de Egipto.

La vara de Aarón y la porción de maná que habían sido guardados en el arca no estaban ya allí: habían sido robados o se habían perdido

1 de Reyes 8:10 Al salir los sacerdotes del santuario, la nube llenó la casa de Jehová.[i]

1 de Reyes 8:11 Y los sacerdotes no pudieron permanecer para ministrar a causa de la nube, porque la gloria de Jehová[j] había llenado la casa de Jehová.

La nube que llenó la casa de Jehová y la gloria de Jehová, son tomadas por algunos como una alusión al Espíritu Santo. Para una consideración más detallada, véase la referencia a 2 de Crónicas 5:13-14 en la introducción a este libro: «El Espíritu Santo en acción». Los sacerdotes no pudieron permanecer para ministrar. Evidentemente, la presencia del Señor no se los permitía.

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9

Deja un comentario