1 de Reyes 4: Organización y administración

1 de Reyes 4:1 Reinó, pues, el rey Salomón sobre todo Israel.

Salomón estaba muy bien organizado, con once oficiales en jefe a cargo de tareas específicas, doce gobernadores de distrito y un funcionario a cargo de los oficiales de distrito. Cada persona tenía una responsabilidad específica o territorio para administrar. Esta organización fue esencial para mantener la eficacia del gobierno. Fue un movimiento sabio de un hombre sabio. Una buena organización ayuda al pueblo a trabajar unido y asegura que se alcance la meta.

Salomón

La sabiduría solo es efectiva cuando se pone en práctica. En los primeros años de su vida, Salomón tuvo sensibilidad para reconocer su necesidad de sabiduría. Pero cuando vino a pedir sabiduría para gobernar su reino, ya había comenzado un hábito que haría que su sabiduría fuera ineficaz para su propia vida: selló un pacto con Egipto al casarse con la hija de Faraón. Fue la primera de cientos de esposas con las que se casó por razones políticas. Al hacer esto, Salomón fue en contra, no solo de las últimas palabras de su padre, sino de las órdenes directas de Dios. Sus acciones nos recuerdan cuán fácil es saber lo que es correcto y aun así no hacerlo.

Es claro que el regalo de sabiduría que Dios le dio a Salomón no significaba que no pudiera cometer errores. Se le habían otorgado grandes posibilidades como el rey del pueblo escogido de Dios, pero con ellas vinieron grandes responsabilidades. Desafortunadamente, tuvo la tendencia a perseguir las primeras y a olvidarse de las últimas. A pesar de que se volvió un famoso arquitecto de templos y palacios, su fama se perdió como líder ya que fijó impuestos y trabajos excesivos a su pueblo. Llegaban visitantes de tierras distantes para admirar al rey sabio, mientras que su propio pueblo gradualmente se iba alejando de él.

En la Biblia se menciona muy poco acerca de la última década del reinado de Salomón. Eclesiastés registra probablemente las últimas reflexiones de su vida. En ese libro encontramos un hombre que demuestra a través de experiencias amargas que el querer encontrar significado a una vida lejos de Dios es una meta vana. La seguridad y el contentamiento solo se encuentran en una relación personal con Dios. El contentamiento que encontramos en las oportunidades y en los éxitos de esta vida es temporal. Mientras más esperemos que sean permanentes, más rápido se esfumarán. Asegúrese de equilibrar su búsqueda de posibilidades en la vida con un cumplimiento confiable de sus responsabilidades.

Salomón fue el tercer rey de Israel, heredero escogido por David; El hombre más sabio que haya existido en todos los tiempos; Autor de Eclesiastés y Cantar de los cantares, así como también de muchos de los proverbios y salmos; Construyó el templo de Dios en Jerusalén; Diplomático, comerciante, recolector, patrocinador de las artes. Pero tuvo sus debilidades y errores: Selló muchos acuerdos con naciones extranjeras casándose con mujeres paganas; Permitió que sus esposas afectaran su lealtad a Dios; Fijó impuestos excesivos a su pueblo y los obligó a ser una fuerza laboral y militar. De su vida aprendemos que: Un liderazgo eficaz puede ser anulado por una vida personal deficiente; Salomón falló al desobedecer a Dios, pero no aprendió la lección de arrepentimiento hasta los últimos días de su vida; El conocer qué acciones debemos llevar a cabo significa muy poco sin la voluntad para llevarlas a cabo

A Salomón lo vemos en Jerusalén, de ocupación: Rey de Israel, hijo de David y Betsabé. Hermano de Absalón, Adonías. y Tamar. Padre de Roboam

Deja un comentario