1 de Reyes 3: Piedad y sabiduría de Salomón

1 de Reyes 3:1 Salomón hizo parentesco con Faraón rey de Egipto, pues tomó la hija de Faraón, y la trajo a la ciudad de David, entre tanto que acababa de edificar su casa, y la casa de Jehová, y los muros de Jerusalén alrededor.

De acuerdo con antiguas prácticas del Oriente, Salomón selló muchas de sus alianzas políticas por medio del matrimonio.

El matrimonio entre familias reales era una práctica común en el antiguo Cercano Oriente debido a que aseguraba la paz. Aun cuando las alianzas matrimoniales de Salomón construyeron amistad con las naciones circunvecinas, también fueron el comienzo de su caída. Estas relaciones se volvieron incursiones de ideas y prácticas paganas. Las esposas extranjeras de Salomón trajeron sus ídolos a Jerusalén y a la larga lo tentaron para que cayera en la idolatría.

Es muy fácil minimizar las diferencias religiosas para poder alentar el desarrollo de una amistad, pero igualmente las pequeñas diferencias pueden tener un gran impacto en una relación. Dios nos ha dado estándares que seguir en todas nuestras relaciones, incluso en el matrimonio. Si seguimos la voluntad de Dios, no nos veremos arrastrados de nuestro verdadero punto central.

1 de Reyes 3:2 Hasta entonces el pueblo sacrificaba en los lugares altos; porque no había casa edificada al nombre de Jehová hasta aquellos tiempos.

Durante la época que se describe en el libro de Jueces, Israel adoptó la costumbre pagana de ofrecer sacrificios en los lugares altos (la cima de los montes más elevados). Los paganos creían que mientras más cerca estuvieran del cielo, mayores serían las probabilidades de que sus oraciones y sacrificios llegaran a sus dioses. Como en muchos de estos lugares altos había santuarios dedicados a Baal, esta práctica estaba expresamente prohibida a los israelitas. Sin embargo, en ciertas ocasiones el Señor aprobó que su pueblo le adorase en un lugar alto. Los lugares altos de que se habla en versículo 2 y el lugar alto principal que se menciona en el versículo 4 parecen caer dentro de estas autorizaciones excepcionales, porque no había casa edificada al nombre de Jehová hasta aquellos tiempos (versículo 2). Como el tabernáculo de Moisés y el gran altar de bronce estaban en el alto de Gabaón, que Salomón sacrificase allí no debe ser visto como idolatría. Sin embargo, en los últimos años de Salomón (después de construido el templo), éste edificó lugares altos para el uso de sus esposas paganas. Esto es a lo que se refiere el versículo 3 cuando dice que Salomón anduvo en los estatutos de su padre David; solamente sacrificaba . . . en los lugares altos. Tras estas excepciones de la época temprana en la historia de Israel, los lugares altos estuvieron prohibidos al pueblo de Dios, aunque no fueron eliminados hasta el reinado de Josías.

1 de Reyes 3:3 Mas Salomón amó a Jehová, andando en los estatutos de su padre David; solamente sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos.

La ley de Dios dice que los israelitas podían hacer sacrificios sólo en lugares específicos (Deu_12:13-14). Esto era con el fin de prevenir que la gente instituyera sus propios métodos de adoración permitiendo de esa manera las prácticas paganas. Pero muchos israelitas, incluyendo al rey Salomón, hicieron sacrificios en las colinas circundantes. Salomón amaba a Dios, pero este acto fue pecado. Sacó las ofrendas del cuidado de los sacerdotes y ministros leales a Dios y abrió el camino para que la falsa enseñanza se vinculara con estos sacrificios. Dios se le apareció a Salomón para otorgarle sabiduría, pero de noche, no durante los sacrificios. Dios honró su petición pero no perdonó el sacrificio.

The following two tabs change content below.
Publicación autorizada por el Administrador del Portal. Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco. Creador de la tirilla Filito publicada durante quince años en el diario Nuevo Día y diarios de países de habla hispana en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Autor de doce libros entre los que se destacan Filito at Large, Filito el Libro, Diccionario Real de la Lengua, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV y Bendiciones Cristianas Vols I-II.

Latest posts by Lionel Valentin Calderón (see all)

Deja un comentario