1 de Crónicas 23: La organización davídica de los levitas

Los siguientes cinco capítulos relatan cómo David organizó a los líderes civiles y religiosos de su administración.

1 de Crónicas 23:1 Distribución y deberes de los levitas Viejo ya David y colmado de días, proclamó a Salomón, su hijo, rey de Israel.[a]

A pesar de que David no pudo construir el templo, pudo hacer los preparativos y tomó el trabajo con seriedad. No sólo reunió los fondos y los materiales para la casa de Dios, también planeó mucho de la administración y arregló los servicios de adoración. Los lectores originales de Crónicas estaban reconstruyendo el templo, después de haber sido destruido por los ejércitos enemigos y su información acerca de los procedimientos les habría sido muy valiosa. Los siguientes cinco capítulos demuestran que la organización es esencial para un servicio efectivo y fluido.

Los levitas habían cuidado del tabernáculo de Moisés, y ahora mantendrían el templo. Por lo tanto, se les menciona primero cuando se habla de los colaboradores de David.

1 de Crónicas 23:2 Habiendo reunido a todos los principales de Israel, a los sacerdotes y a los levitas,

1 de Crónicas 23:3 fueron contados los levitas mayores de treinta años; y fue el número de ellos, contados uno por uno, treinta y ocho mil.[b]

La aparente discrepancia entre las edades de treinta años arriba y la de veinte años arriba es fácil de explicar. «Treinta años arriba» era la edad mínima para ejercer el ministerio levítico. David redujo este límite a «de veinte años arriba». Ello no era inusual; el propio Moisés había rebajado el límite de edad a 25 años en Numeros 8:24. El límite de edad fue probablemente reducido para satisfacer las mayor demanda de clérigos.

¿Por qué fue aceptable este censo mientras que el otro no? Este censo registró sólo a los levitas, aquellos separados para servir a Dios, y fue usado para organizar el trabajo en el templo. El censo no estaba basado en la soberbia o en la autosuficiencia, como lo estuvo el censo anterior de guerreros.

1 de Crónicas 23:4 De estos, veinticuatro mil dirigirían la obra de la casa de Jehová, y seis mil serían gobernadores y jueces.

1 de Crónicas 23:5 Además, cuatro mil serían porteros, y cuatro mil alabarían a Jehová, con los instrumentos que David había hecho para tributar alabanzas.[c]

1 de Crónicas 23:6 Los repartió David en grupos conforme a los hijos de Leví: Gersón, Coat y Merari.[d]

1 de Crónicas 23:7 Los hijos de Gersón: Laadán y Simei.

1 de Crónicas 23:8 Los hijos de Laadán: Jehiel, el primero, después Zetam y Joel;[e] tres en total.

1 de Crónicas 23:9 Los hijos de Simei:[f] Selomit, Haziel y Harán; tres en total. Estos fueron los jefes de las familias de Laadán.

1 de Crónicas 23:10 Los hijos de Simei: Jahat, Zina, Jeús y Bería. Estos cuatro fueron los hijos de Simei.

1 de Crónicas 23:11 Jahat era el primero, y Zina, el segundo; Jeús y Bería no tuvieron muchos hijos, por lo cual fueron contados como una familia.

1 de Crónicas 23:12 Los hijos de Coat: Amram, Izhar, Hebrón y Uziel; cuatro en total.[g]

1 de Crónicas 23:13 Los hijos de Amram: Aarón y Moisés. Aarón fue apartado para ser dedicado a las cosas más santas, tanto él como sus hijos, para siempre,[h] a fin de que quemaran incienso delante de Jehová, le ministraran y bendijeran su nombre para siempre.

1 de Crónicas 23:14 Y los hijos de Moisés, varón de Dios, fueron contados en la tribu de Leví.

Todo lo que se dice aquí acerca de Moisés es que él fue «varón de Dios». ¡Qué profunda descripción de una persona! Un hombre o una mujer de Dios es aquel cuya vida refleja la presencia, las prioridades y el poder de Dios.

1 de Crónicas 23:15 Los hijos de Moisés fueron Gersón y Eliezer.[i]

1 de Crónicas 23:16 Hijo de Gersón fue Sebuel,[j] el jefe.

1 de Crónicas 23:17 E hijo de Eliezer fue Rehabías, el jefe. Eliezer no tuvo otros hijos, pero los hijos de Rehabías fueron muy numerosos.

1 de Crónicas 23:18 Hijo de Izhar fue Selomit, el jefe.

1 de Crónicas 23:19 Los hijos de Hebrón: Jerías, el jefe, el segundo, Amarías, el tercero, Jahaziel y el cuarto, Jecamán.[k]

1 de Crónicas 23:20 Los hijos de Uziel: Micaía, el jefe, y el segundo, Isías.[l]

1 de Crónicas 23:21 Los hijos de Merari: Mahli y Musi. Los hijos de Mahli: Eleazar y Cis.[m]

1 de Crónicas 23:22 Y murió Eleazar sin hijos; pero tuvo hijas, y los hijos de Cis,[n] sus parientes, las tomaron por mujeres.

1 de Crónicas 23:23 Los hijos de Musi: Mahli, Edar y Jeremot; tres en total.[ñ]

1 de Crónicas 23:24 Estos son los hijos de Leví, según las familias de sus padres, jefes de familias, según el censo de ellos, contados por sus nombres, uno por uno, de veinte años para arriba, los cuales trabajaban en el ministerio de la casa de Jehová.[o]

1 de Crónicas 23:25 Porque David había dicho: «Jehová, Dios de Israel, ha dado paz a su pueblo Israel, y él habitará en Jerusalén para siempre.[p]

1 de Crónicas 23:26 Por eso los levitas no tendrán que transportar más el Tabernáculo y todos los utensilios para su ministerio».[q]

1 de Crónicas 23:27 Así que, conforme a las últimas palabras de David, se hizo el cómputo de los hijos de Leví de veinte años para arriba.

1 de Crónicas 23:28 Estos estaban bajo las órdenes de los hijos de Aarón para el servicio de la casa de Jehová, en los atrios, en las cámaras, en la purificación de toda cosa santificada, y en lo demás de la obra del ministerio en la casa de Dios.

1 de Crónicas 23:29 Asimismo tenían a su cargo los panes de la proposición, la flor de harina para el sacrificio, las hojuelas sin levadura, las ofrendas preparadas en sartén y las cocidas, y todos los pesos y medidas.[r]

1 de Crónicas 23:30 Tenían además que asistir todos los días por la mañana y por la tarde para dar gracias y tributar alabanzas a Jehová.

1 de Crónicas 23:31 También tenían que ofrecer todos los holocaustos a Jehová los sábados, lunas nuevas y fiestas solemnes, continuamente delante de Jehová, según su número y de acuerdo con su rito.[s]

1 de Crónicas 23:32 Tenían también a su cargo el cuidado del Tabernáculo de reunión y del santuario, bajo las órdenes de los hijos de Aarón,[t] sus hermanos, en el ministerio de la casa de Jehová.

Los sacerdotes y levitas tenían diferentes trabajos dentro y alrededor del templo. Los sacerdotes estaban autorizados para llevar a cabo lo sacrificios. Los levitas estaban apartados para ayudar a los sacerdotes. Hacían el trabajo de los ancianos, diáconos, guardias, asistentes, músicos, cargadores y reparadores. Tanto los sacerdotes como los levitas provenían de la tribu de Leví, pero los sacerdotes además tenían que ser descendientes de Aarón, primer sumo sacerdote de Israel (Exo_28:1-3). A los sacerdotes y levitas los mantenían los diezmos y los ingresos de ciertas ciudades que habían estado ofrendando para ellos. La adoración en el templo no pudo haberse llevado a cabo sin los esfuerzos combinados de los sacerdotes y de los levitas. Sus responsabilidades eran diferentes, pero eran igualmente importantes para el plan de Dios. No importa qué lugar tenga en el servicio de su iglesia, usted es importante para su sano funcionamiento.

Deberes asignados en el templo

El rey David encargó a toda esta gente que hiciera su trabajo «al nombre de Jehová» (1Ch_22:17-19). Dios necesita gente de todos los talentos, no solo profetas y sacerdotes, para obedecerlo.

Funciones administrativas

Directores, Gobernadores, Jueces, Administradores públicos.

Funciones ministeriales

Sacerdotes, Profetas, Ayudantes para los sacrificios, Ayudantes para las ceremonias de purificación,

Funciones de servicio

Panaderos del pan de la proposición, Los que verificaban los pesos y las medidas, Guardas

Funciones financieras

Encargados del tesoro, Encargados de las cosas santificadas

Funciones artísticas

Músicos y Cantantes

Funciones de vigilancia

Porteros

Asignaciones individuales

Jefe de los porteros, Escribas, Videntes, Profeta bajo las órdenes del rey, Jefe sobre los tesoros.

Levitas para las tareas del templo

Este capítulo representa otro censo. ¿Otro censo? ¿No habría aprendido David su lección ante el fiasco anterior el cual ocasionó tanta pena para él y para el pueblo? Pero, en realidad, este censo deliberadamente debe contrastarse con el anterior. Este tiene, más bien, un fin muy loable, pues se trata de un censo de los levitas para que sirvan en la adoración del Señor. Este censo no tenía la mira de aumentar el poderío militar de David; al contrario, buscaba engrosar las filas del ejército de Dios. Lejos de resultar en una maldición de Dios, este censo sólo podría redundar en la más grande bendición divina, según el Cronista.

Se presentan ciertos problemas de tipo textual en esta sección. Se ha hecho observar que hay un nexo entre 23:2 y 28:1. Ambos rezan casi de la misma manera: Reunió a todos los principales de Israel… En virtud de esta aparente duplicación, algunos opinan que 23:3-27:34 representa material inserto o extraño al contexto. Según este concepto, todo este material sería secundario, y no formaría parte de la composición original del Cronista. Sea esto verdad o no, una cosa es cierta: 23:3-6a nos da el contexto de las listas genealógicas. Estas se nos proveen para ver que había cuatro divisiones de labor entre los levitas. Estas eran:

(1) los sacerdotes oficiantes,
(2) oficiales y jueces,
(3) porteros,
(4) cantores. Lo más importante aún estriba en que fue David personalmente quien estableció estas tareas entre los levitas. Difícilmente se encuentre una descripción más completa del trabajo de los levitas que entre los versículos 28-32.

Una lectura somera de este capítulo revela cierto problema con respecto a la edad cronológica de los levitas al comenzar sus oficios. Según el versículo 3, el censo se hizo entre todos los descendientes de Leví con 30 años o más. En cambio, según el versículo 27, los levitas comenzarían a fungir a los 20 años. ¿Cómo se resuelve esta aparente discrepancia? Hay varias sugerencias:

(1) originalmente la cifra en el versículo 3 habría sido 20,
(2) la cifra en el versículo 27, 20, es de una versión más tardía de Crónicas. Esta procedería de un período cuando faltaban levitas; por ende, había que reducir la edad mínima a 20 con tal de suplir las exigencias del culto,
(3) la edad mínima de 20 refleja un período cuando sólo los sacerdotes, descendientes de Sadoc, estaban en control; esto ocasionaría que muchos levitas abandonasen su oficio resultando en una reducción considerable de levitas,
(4) la cifra de 30 es la establecida por Moisés, aunque había una que otra excepción, y así se haría históricamente el censo; la cifra de 20 es la establecida por David posteriormente con la mira de satisfacer las necesidades futuras del templo. Esto es así, porque se menciona que esta última edad cronológica fue establecida conforme a las últimas palabras de David. Cualquiera que fuere la razón, se sabe ciertamente que la edad cronológica establecida por David “pegó”, y así se trabajaba en períodos posteriores.

Se nota que las listas de los levitas en los versículos 4, 5 se dan en orden numérico decreciente según el número de personas en cada grupo. Las otras agrupaciones genealógicas de los levitas se hacen en relación a sus funciones “delante del Señor”. A primera vista, una lectura de los versículos 28-32 presenta cierta ambigüedad respecto a la función de los levitas no aarónicos. El versículo 31 menciona su participación en los holocaustos, pero una lectura más cuidadosa nos convence de que los levitas estaban para ayudar a los sacerdotes oficiantes, no para usurpar sus oficios. El versículo 32 es el que nos acaba de convencer de este hecho.

Las cifras indicadas en este censo ocasionan cuestionamientos de parte de algunos. La cifra total de levitas mayores de 30 años suma 38.000 hombres. Esto se contrasta con 8.580 durante el período mosaico. ¿Será esto simplemente un ejemplo más de la tendencia del Cronista por exagerar? Algunos arguyen que no, pues cinco veces más el numero de levitas durante el tiempo de David no sería demasiado, dadas las necesidades del reino. Otros opinan que la cifra de 1.000 es sólo simbólica, carente de cantidad precisa.

El templo

La historia del templo de los judíos es fascinante.

1. Principió en una tienda o carpa llamada «el tabernáculo de reunión», de estructura transportable.
2. David comprende que la dignidad de Dios no puede estar bajo una tienda, por lo que decide construir el templo. No lo hace él, sino su hijo, en la parcela que comprara a Ornán
3. Ese templo es destruido en el ataque de Nabucodonosor, en el 587 a. de J.C. El destructor fue Nabuzaradán, capitán de la guardia
4. En tiempos de Esdras se construyó el segundo templo, que no tenía la grandeza del primero. Sin embargo, estaría en pie casi 500 años.
5. Ese segundo templo fue embellecido y adornado por mandato de Herodes, por lo que se lo conoce como «el templo de Herodes». Por esta razón, no es válido llamar a éste el «tercer templo».
6. El templo de Herodes fue terminado en el 64 d. J.C., para ser destruido en el 70 d. J.C. por las huestes romanas que respondían a Tito.
7. Hoy se erige en el sitio donde estaba el templo la «Cúpula de la Roca» o Mezquita de Omar, construida entre los años 688-691.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

He aprendido

He aprendido que no puedo hacer que alguien me ame, sólo puedo convertirme en alguien a quien se puede amar. El resto depende de los otros. He aprendido que por mucho que me preocupe

Seguir Leyendo »

Oseas 4: Modelo del Pacto

Oseas 4:1 Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. Dos tipos de

Seguir Leyendo »